Estamos de coña

 

Hay muchas personas que afirman que este artículo de Joaquín Reyes es genial. No conozco al autor como para poder asegurar que sea inteligente, pero esa sensación tiene uno. Así que lo he imaginado leyendo elogios y moviendo la cabeza alarmado. Incluso replicando a alguno de sus admiradores con un “no me jodas, solo era una puta broma, deja de decir que esta mierda es genial, que me hundes”.

Porque cualquiera puede comprender al fan incapaz de distinguir un artículo de calidad de una chorrada que no debería publicarse en un medio serio, pero es muy difícil pensar que alguien con un poco de criterio se confunda tanto —aunque la criatura alimenticia sea suya—, hasta el punto de creer que ha parido una especie de obra maestra de algo.

* * * * *

Por fin he leído el editorial del New York Times que tanto ruido ha producido. Puede que sea erróneo, pero es bastante moderado, maneja buena información y por eso no comprendo la violencia de algunas críticas. Por si alguien quiere leerlo, es este:

 

 

Anuncios