Mejor lean a Juan Claudio. Es menos deprimente.

 

Al final de este artículo de Juan Claudio de Ramón se habla del mejor abrazo de la historia del cine. Al leerlo, me ha venido inmediatamente al recuerdo la secuencia final de Como un torrente, la extraordinaria película de Vincente Minelli (¡miren cómo cae Shirley MacLaine!):

Luego, he ampliado el foco, y he pensado que no hay abrazo como el abrazo al recién muerto. He pensado si la metáfora de la vida, del alma, que se va, tan ubicua, no es resultado de la percepción del instante en que se produce un cambio de sentido y dejamos de consumir energía para pasar a convertirnos en combustible. Sinatra abraza el frágil y maravilloso organismo disipativo que lleva un conejo por bolso, porque siente que se ha roto. Deja de consumir energía eficientemente y empieza a fundirse con el fondo de la escena.

 

Negroblanco

 

Esta noticia.

Hace tiempo habría gastado más tiempo en esta noticia, para demostrar hasta qué punto la información que se da en los medios (venga, diré en algunos medios) sobre ciertos asuntos es pura manipulación. Pero estoy muy cansado, así que voy a ser muy escueto:

1.- Primera mentira del titular: “Ascensión, la víctima del robo de bebés”. Para ser una víctima tendría que poder demostrar que lo es. Al menos empezar a demostrarlo.

Esto dice la sentencia que resolvió su recurso de apelación:

“La recurrente no ha acreditado, ni tan siquiera de forma mínimamente indiciaria, la adopción ilegal que falsamente y a sabiendas de su inexactitud, o al menos con temerario desprecio a la verdad, atribuye a la perjudicada, por cuanto la apelante a pesar de conocer el expediente de adopción comprobando la verdad mantuvo sus falaces manifestaciones. (…) Es mas en una entrevista en el canal interalmeria transcrita, folio 23, la acusada de manera consciente llego a declarar que todo lo que había dicho previamente lo tenia documentado, habiéndose por tanto representado sin duda la fiabilidad y viabilidad de la información proporcionada.

2.- Segunda mentira del titular: No fue condenada por injurias, sino por calumnias. Es decir, por imputar a otro un delito a sabiendas de su falsedad. Esto es tan importante que, de haber demostrado el ilícito no se la habría condenado.

3.- Tercera mentira del titular: no pagar 43.000 € no aboca a una prisión de cinco meses. Para empezar, para evitar la prisión basta con que pague 3.000 € (es decir la multa). Para que quede claro, la sentencia es de septiembre de 2015 y hablamos de 300 € mensuales durante 10 meses. Han pasado casi dos años desde la sentencia. 

Porque, los 40.000 € restantes son de indemnización. Y esto puede importar a efectos de una posible suspensión de la pena salvo que la condenada sea realmente insolvente. Me pregunto por qué no nos cuentan nada acerca de esto en la noticia. A ver si es que la señora sí tiene patrimonio.

Para seguir, el artículo 53 permite sustituir la responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago (la prisión de 1 día por cada dos días de multa) por trabajos en beneficio de la comunidad. Todo esto al margen de los mil remedios que se prevén en el Código Penal (los hechos además son anteriores a la reforma de 2015) y que se pueden incluso pactar en ejecutoria para evitar el ingreso en prisión, insisto, siempre que hablemos de auténtica insolvencia. No me voy a poner a explicarlo, que esto ya me aburre.

En cuanto a la noticia en sí, me parece una enorme caca. Lean simplemente algunas de las cosas que se dicen en la sentencia de apelación:

“Se declara probado que la acusada Edurne desde el mes de octubre de 2.013, como Presidenta de la Asociación “SOS Bebes robados” de Almería, en el contexto de programas de televisión y entrevistas en prensa realizadas a consecuencia de los supuestos casos y noticias de niños robados y adopciones ilegales, e identificando con nombre y apellidos a Doña Lorena (se trata de la monja), religiosa, Hermana de la Caridad y Presidenta de la Asociación Nuevo Rumbo, ha hecho las siguientes manifestaciones: ” La monja Lorena organizó mi adopción por 250.000 pesetas (La Voz de Almería de fecha 26/10/2013), “Sor Lorena , sobrina de mi padre adoptivo organizó mi adopción por la que se pagó 250.000 ptas.”. “En Sevilla hay varias madres que a rman que Sor Lorena fue la monja que se llevó a sus hijos recién nacidos” (Teleprensa de fecha 25/10/2013); “Es que no existe solamente una Sor Erica , sino que en cada ciudad hay una Sor Erica y es una trama que lleva todos sus tentáculos por todas partes a todos los rincones. Hoy sí puedo decir que Sor Lorena es la monja que organizó mi adopción y por la que se pagaron 250.000 pesetas del 64. Es más, es la persona que sabe quién es mi familia biológica y bueno, pues llevo casi 50 años intentado que me lo diga y sistemáticamente se siega a decírmelo”… “Una de ellas, pues, es una mujer que ya tenía siete hijos, era la primera vez que daba a luz en un hospital y la respuesta de la monja fue que por qué lloraba sí ya tenía Siete, que se dedicara a ellos y que se olvidara de éste” (Programa de televisión “Abierto hasta el atardecer de fecha 28/10/2013); “De hecho, mi madre, que ella en ese momento no quería ser madre, se enteró que me iban a adoptar una semana antes porque recibe una llamada de Sor Lorena, Hija de la Caridad, y sobrina de mi padre adoptivo. Ella estaba en el Hospital de las Cinco Llagas en ese momento y le dice: veniros para Sevilla que hay una que está al caer. Mi madre cuando llega mi padre a casa le pregunta que qué sígni caba eso y le dice que van a Sevilla porque no saben Si van a adoptar una niña o un niño y estaban esperando una semana a que yo nazca. Pagaron por mi 250.000 pesetas…. Sor Lorena. En El hospital de las Cinco Llagas hay otras madres que han reconocido a ella como la monja que se llevó a su hijo en el momento de nacer”. (Entrevista dada en Telecinco en el programa “Niños Robados” de fecha 23 de octubre de 2.013)

Más:

Partiendo pues de la colisión con la libertad de expresión, que no de información como invoca el recurrente, la imputación que recoge los hechos probados de la sentencia, de adopción ilegal del art 221 cp , no puede ser justificada invocando el derecho a la libertad de expresión , uno de cuyos límites es precisamente la imputación calumniosa tipificada en el art. 205 que aquí se aplica. Ello se sitúa en un plano exorbitante respecto del ámbito y límites del derecho fundamental aludido.

Más:

En este caso el simple análisis de la sentencia recurrida y de la grabación en que se refleja el resultado del juicio celebrado, llevan a la conclusión de que la convicción judicial acerca de la ocurrencia de los hechos que se relacionan como probados se encuentra lógicamente apoyada en la prueba practicada, explicándose clara y razonadamente su inferencia, pues la Juez de lo Penal, viene a relatar los hechos probados de su sentencia, apoyada en los testimonios de la perjudicada y en la abundante documental aportada, asi como las manifestaciones de la acusada Sra. Asunción, (…)  En efecto tanto de los recortes de periódico de la voz de Almeria, teleprensa como de la cinta de grabación de la entrevista en televisión, telecinco, resulta la imputación falsa de un delito de adopción ilegal que se pone de manifiesto en relación con el expediente de adopción que obra en Autos, folios 39 y ss.

Y más:

En el supuesto de autos se dan todos los elementos referidos como razona la sentencia de instancia, y la claridad de las expresiones utilizadas excluye, desde luego la posibilidad de que la acusada no fuera consciente de su significado, pues son expresiones perfectamente entendibles para cualquier persona, llegando en el plenario a decir que “quizas no se explico bien por su falta de cultura” pero encontramos que las expresiones utilizadas son claras y fácilmente entendibles. Se dice que la finalidad era averiguar su identidad y la de sus padres, pero ante el expediente de adopción solo cabe concluir que esta fue legal pese a lo cual siguió diciendo que en la misma intervino dinero, 250.000 pts en concreto.

Las expresiones no se ven amparadas por el derecho a la crítica ni a la información que alega la defensa, por cuanto es doctrina reiterada la de que este no puede justificar sin más el empleo de expresiones atentatorios para la honorabilidad de aquél cuyo comportamiento o manifestaciones se critican, pues la Constitución no reconoce el derecho al insulto o a la imputacion falsa de delitos.

Esto escribí en 2010. Yo no tengo ni puta idea de la vida de esta persona. Pero está feo contar trolas para que la percibamos como una víctima, cuando hasta ahora y por lo que consta, la única víctima ha sido una señora a la que han acusado de cometer delitos muy graves y a la que, quizás por ser monja, parece que podemos tratar como a la mierda, sin aportar ni una sola prueba.