Otro bulo

 

Mientras venía en el coche, he empezado a escuchar una entrevista de Julia Otero sobre la huelga del próximo 8 de marzo, día de la mujer trabajadora. Este es el audio.

Antes de comenzar la entrevista, Otero ha afirmado que el día de la mujer trabajadora es una fecha que …

“conmemora otra huelga la que emprendieron en 1909 las trabajadoras de aquella fábrica textil Cotton de Nueva York. Querían unos mínimos derechos laborales. Ya saben que 129 de ellas fueron asesinadas, fueron quemadas vivas cuando el dueño de la fábrica le prendió fuego a la nave, eso sí después de haber cerrado bien las puertas para que nadie huyera, ¿verdad?”

Los hechos a los que supongo se refiere Julia Otero no se produjeron el 8/03/1909, sino el 25/03/1911. Tampoco ocurrieron en la fábrica “Cotton”  (¿curioso nombre para una fábrica textil, ¿eh?), ni en una nave; ocurrieron en el Edificio Asch, en sus plantas 8ª, 9ª y 10ª, plantas en las que se encontraba una fábrica de confección llamada Triangle Shirtwaist. No solo murieron mujeres: murieron 123 mujeres y 22 hombres. Nadie estaba en huelga reclamando nada. Y ningún propietario “cerró” las salidas. Lo que sucedió es que una de las salidas interiores (que estaba abierta) quedó impracticable por el fuego —que según las investigaciones fue accidentado—,  y que la otra estaba cerrada (se supone que por orden de los dueños) para impedir los hurtos por los trabajadores. El capataz que tenía la llave de la escalera cerrada salió por patas y los trabajadores que no habían escapado en ese momento —algunos incluso por los ascensores, que se siguieron utilizando un tiempo después de iniciado el incendio—, aterrorizados, intentaron utilizar una salida exterior, una escalera para incendios metálica, que era una basura, y que quedó rápidamente inutilizada por el fuego, hasta el punto de que se desplomó con una veintena de personas desde lo alto.

Los dueños, que tenían antecedentes sospechosos por incendios y cobros de seguros, fueron acusados por homicidio, pero resultaron absueltos. Al final se los condenó en un proceso civil por homicidio imprudente, ya que no cumplían ni las laxas medidas de seguridad de entonces. Este bestial incidente fue el motor de cambios en la legislación sobre seguridad en factorías de este tipo.

Estos hechos son muy conocidos. Y se relacionan con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora porque en esos años habían comenzado manifestaciones que son antecedentes de esta jornada y se utilizó, en esas manifestaciones y proclamas, como ejemplo de las lamentables condiciones laborales de las mujeres por todo el mundo.

No se trata de un hecho oscuro, conocido por pocas personas. El auténtico episodio es muy conocido, y por eso me he preguntado de dónde se sacaba esta versión llena de invenciones Julia Otero. He investigado rápidamente en internet y he descubierto que el bulo está extendidísimo. A veces con unos añadidos acojonantes producto de una mezcla de inventiva y pereza.

Unos ejemplos encontrados rápidamente:

http://centros.edu.xunta.es/iesgamallofierros/webantiga/web_filo/8demarzo.htm

http://druzhba.se/druzhba/articulos/politica_39.html

http://www.excelsior.com.mx/global/2013/03/08/887960

http://www.mundosolidario.org/mon.php?var=43

Dicho queda.

 

Anuncios

Menudo cuajo

 

Los obispos catalanes …

Estos

Nota de los obispos de Cataluña

 

… han escrito una nota, por eso de que esta es una época de conversión comunitaria (a saber qué mierda es eso de la conversión comunitaria).

El caso es que, como resulta de interés, yo les traslado las reflexiones, con algunos breves comentarios:

En este tiempo de Cuaresma, cuando se nos invita a la conversión personal y comunitaria, no podemos obviar los acontecimientos políticos y sociales que se han producido en los últimos meses en Cataluña.

Juro que no entiendo qué cojones tienen que ver la cuaresma y la conversión con los acontecimientos políticos. Así, a bote pronto, me da que querían largar del tema y han aprovechado esto de la cuaresma, como podían haber aprovechado la crítica de cine de Gru, mi villano favorito en la conocida revista Cinefórum episcoporum.

Desde esta perspectiva …

Ni puta idea de a qué perspectiva se refieren.

… los obispos de las diócesis catalanas dirigimos un llamamiento a todos para esforzarnos en rehacer la confianza mutua …

Que lleva sin existir un huevo de años.

… en el seno de una sociedad como la nuestra en la que se da una gran pluralidad cultural, política y también religiosa. La cohesión social, la concordia, la cercanía mutua y el respeto a los derechos de todas las personas que viven en Cataluña deben ser uno de nuestros objetivos prioritarios en este momento.

Completamente de acuerdo. También era objetivo prioritario antes de este momento, para evitar precisamente que se llegase a este momento.

No podemos ignorar ni menospreciar que en relación a Cataluña existe un problema político de primer orden que obliga a buscar una solución justa a la situación creada …

No digamos por quién, no sea que alguien acuse a los obispos catalanes de partidistas.

… que sea mínimamente aceptable para todos, con un gran esfuerzo de diálogo desde la verdad, con generosidad y búsqueda del bien común de todos.

Es imposible: no existe el bien común de todos. Como mucho (y es discutible) existe el bien común. Pero no es de todos. Meter a un violador en la cárcel no le hace al violador ningún bien (preguntemos al violador), salvo que creas en la parida hegeliana de que es el delincuente el que tiene derecho a que se le condene. Naturalmente, tras esto hay algo más profundo. La idea de que hay bienes colectivos y derechos colectivos, entes reales y no simples construcciones útiles para no matarnos y para no matar a los de la tribu de enfrente.

Por ello, tal como hemos pedido repetidamente, en palabras del papa Francisco con las que nos sentimos comprometidos, decimos a los católicos y a todos los que nos quieran escuchar que «es hora de saber cómo diseñar, en una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, la búsqueda de consensos y acuerdos, pero sin separarla de la preocupación por una sociedad justa, memoriosa y sin exclusiones». (Evangelii Gaudium 239).

Es gracioso. Ya existe. Se llama democracia liberal y la Iglesia, tras condenarla agriamente durante mucho tiempo, se termino apuntando a regañadientes para no quedarse sin sitio en el carro.

El pasado 21 de diciembre se celebraron elecciones al Parlamento con gran participación de electores. Es necesario que, con voluntad de servicio, los parlamentarios elegidos impulsen los mecanismos democráticos …

¿Se referirán con eso de los mecanismos democráticos al cumplimiento de la ley? Quién lo sabe, maestros de la ambigüedad como son, los simpáticos obispos.

… para la formación de un nuevo gobierno de la Generalitat que actúe con sentido de responsabilidad para con todos los colectivos del país, y especialmente los más necesitados de superar las consecuencias de la crisis institucional, económica y social que vivimos. 

Observen: NO DICEN NADA. No explican qué son “mecanismo democráticos” y no aclaran qué es para ellos actuar “con responsabilidad”. Todo son vaguedades hasta que …

Queremos mencionar una cuestión concreta que nos preocupa. En cuanto a la prisión preventiva de algunos antiguos miembros del gobierno y de algunos dirigentes de organizaciones sociales, sin entrar en debates jurídicos, pedimos una reflexión serena sobre este hecho, en vistas a propiciar el clima de diálogo que tanto necesitamos y en la que no se dejen de considerar las circunstancias personales de los afectados.

Ay, qué pillines. Tampoco es que digan nada. Lean de nuevo el párrafo. “En cuanto a la prisión preventiva” piden “una reflexión serena” “en vistas a propiciar” “un clima de diálogo” considerando “las circunstancias personales de los afectados”. Vean, es una obra maestra. Es un gigantesco flatus vocis. Su única función es mencionar, entre un montón de vaguedades inconcretas que hay unos señores en prisión. Algo concreto (lo único concreto) que les preocupa.

Como ciudadanos de este país y pastores de la Iglesia que camina en Cataluña, nuevamente reafirmamos que, aunque no nos corresponde a nosotros optar por una determinada propuesta a los nuevos escenarios que en los últimos tiempos se han planteado, defendemos la legitimidad moral de las diversas opciones sobre la estructura política de Cataluña que se basen en el respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos y sean defendidas de forma pacífica y democrática.

Puaj. Lean y vean. Ni una sola mención a la ley. Hablan de paz, de dignidad, de democracia y de moral; pero nada de mentar la bicha. Es obvio por qué: si mencionan la ley tienen que mencionar su incumplimiento. Tienen que hablar de eso que no les preocupa ni en concreto ni en abstracto: el intento de golpe de Estado en el que han intervenido algunos y que han apoyado muchos de sus feligreses (también algunos de los “pastores”), resultado final de tanta porquería supremacista y milenaria. ¿Y qué me dicen de eso de la dignidad de los pueblos, ese eufemismo bobo para justificar que la peña se pueda mear en la dignidad de los individuos que no quieren ser incluidos en “su” pueblo?

Finalmente, pedimos a los católicos que, descubriendo el paso de Dios por la vida en estos momentos de complejidad, seamos instrumentos de paz y reconciliación en medio de la sociedad catalana, y no dejemos de orar al buen Dios por la paz y la justicia en Cataluña.

Yo propongo que esta exhortación se vote en la iglesias catalanas. Más aún, que se vote poniendo urnas de cartón. Sería la leche de democrático.

El último comentario de mi blog

 

Acabo de recibir este comentario. Por su interés, lo publico.

Me alegro de que ya no acepte comentarios, don Tsevan. ¿Para qué?

Así podrá recluirse, ponerse a buen recaudo, mecerse en su autosuficiencia. Ya no tendrá que enfrentarse a algún comentario que no quiere leer, y mucho menos contestar. Podrá seguir discutiendo con los más tontos, sin contrariar su costumbre: nacionalistas catalanes, podemitas, femilocas, vascos que sólo ligeramente ocultan ser apologetas del terrorismo y la yihad equidistaní que todo lo impregna con su repugnante olor. Y para esto lo mejor es er tuister. Allí podrá derrotarlos a todos haciendo el mínimo gasto de energía, en menos de 280 caracteres, escogiendo de entre todos al más tonto de ellos: «¡miren, fologüers, mire, mi fiel Mercucio, lo que ha dicho esté mermao iupodemitavenesolanoflexiveganososialistanasionalistagandalú de CI <85! Jijiji ;)».

Le será fácil, estoy seguro de ello. Podrá «debatir» acerca de qué sistema electoral proporcional es el mejor y más conveniente, si el dichoso e injustamente vilipendiado d’Hondt o el recién desenterrado Saint-Laguë (qué nombre tan cool y refrescante, qué sofisticado), si el de cociente o el de resto mayor, &c. Del mayoritario ni hablar, sólo una vaga referencia inaudible a que es el de su preferencia. Pero todos representan igual, ojo, que nadie se llame a engaño. Qué sabrá ese despendolado de Gerhard Leibholz. Era un criptomermao de esos.

Cataluña bien y todo bajo control kelsenianamente. Siguiendo el procedimiento, además, es admisible que España se rompa. A España la creó el santísimo procedimiento, y también él la puede romper, en buena lógica, procediendo adecuadamente por el dédalo de lo que los sabios doctores tengan a bien tener por Derecho, tras arduas cogitaciones y ucases mediante. Si me permite la desfachatez de darle un consejo: haga el favor de ir mitigando las críticas al nacionalismo catalán; o, mejor aún, distinga entre uno fetén y otro, el de estos últimos años, bárbaro e inaceptable. Viene de arriba: lo manda la superioridad (sic). Será más fácil aceptar entonces la absolución, el indulto, la derogación del tipo de sedición, la amnistía o/y la bula «pro futuro», todo dentro del más exquisito respeto a la ley y al Estado de Derecho® (que Dios lo tenga en su gloria), que les llegará con seguridad a los fingidores secesionistas. Son una patita más de nuestro sistema político, la patita rota, y habrá que mimarla. Vaya preparándose, que no lo pille en bragas el volantazo que se atisba.

De verdad que causa dolor verlo en estas condiciones. Destila usted inteligencia y buen juicio por los cuatro costados. Sus análisis jurídicos y su búsqueda desapasionada de la objetividad son encomiables. Es usted una referencia en ese aspecto, que es, además, el más importante y lo que justifica seguirlo en todas sus intervenciones. Pero en materia política no puede estar usted más equivocado, y uno no puede dejar de preguntarse cómo es posible.

El Derecho es la puerta de entrada al conocimiento de la política, aderezado con muchos otros, sí, como los de la Historia, la Sociología, la Psicología social, &c. Pero el Derecho es en esto lo principal. Y yo no creo que se pueda saber Derecho sin saber también de política. Por eso creo que es usted igualmente, como los nacionalistas catalanes y salvando todas las distancias que haya que salvar en su favor, un fingidor. Finge no saber lo que una lista de partidos es (encerrándose, aunque lo aburra, como a todos, en la estéril discusión sobre sistemas electorales, siempre proporcionales, por supuesto), y cómo desconecta al electo de los electores, vinculándolo servilmente con la cúpula del partido que lo nombra. De ahí que voten los parlamentarios siempre en bloque, siguiendo las directrices de su partido («por mandato imperativo», según declararon impúdicamente los psoístas en la investidura de Rajoy, a fin de justificar su abstención; véase el art. 67.2 CE). Finge también usted que hay separación de poderes, y que el ejecutivo no da órdenes a la mayoría parlamentaria que formalmente lo ha puesto en el Gobierno (en realidad, el ha puesto al legislativo al designar las listas; y ha pactado con la cúpula de otro partido en caso de que no haya mayoría absoluta). Finge usted que hay independencia judicial, cuando el CGPJ (enésimo disfraz de las cúpulas de los partidos) elige a todos los cargos judiciales desde el Presidente de las Audiencias Provinciales hasta el TS. Y el TC, también designado por los partidos, es otro invento del bobalicón de Kelsen que sólo tienen Estados que atravesaron por la crisis del Estado liberal rindiéndose a un totalitarismo, padeciendo tras ello una dictadura. No hay policía judicial (porque, aunque depende funcionalmente de los jueces, orgánicamente, que es lo más importante, esto es, a efectos de su carrera profesional, la policía depende del Ministerio del Interior o de las Consejerías Autonómicas). Y los fiscales son perros del Gobierno, redundantes con el Cuerpo de Abogados del Estado cuando se dirime en los tribunales casos de relevancia política. Los verdaderos órganos del Estado son los partidos políticos, y el resto es un atrezzo.

Dirá usted que esto es así en toda Europa. Es cierto. ¿Y? ¿Qué complejos son esos? No hay en Europa ninguna democracia. La diferencia con EE.UU. es abismal. Y eso que ellos tampoco tienen independencia judicial. Pero tienen representación política (defectuosa, sin doble vuelta) y separación de poderes (atenuada por el veto, incompresiblemente). Estos datos elementales, que usted conoce perfectamente, elige ignorarlos cada vez que trata algo acerca de la política. Yerra adrede a cada paso. No quiere mostrarse en franca discrepancia con el sistema político vigente en su país. Comprensible, pero entonces para qué opinar en público. Para posar. Para salir guapo en la foto.

Lo dicho, una pena. Una mente válida que elige seguir en el estado de servidumbre voluntaria, actitud quizá azuzada porque ya dispone de libertad personal, económica, como profesional liberal de éxito: para qué meterse en ‘fregaos’ en aras de conquistar esa vagarosa libertad colectiva que es la libertad política. Total: nadie parece quererla. Una mente lúcida obnubilada por una pasión de liberto. ¿Para qué escribir sobre política sin atreverse a decir ni una sola verdad profunda? ¿Para tratar con esa plebe de los sentidos constituida por los ya mentados podemitas, nacionalistas, la berdadera hiskierda y otros pobres imbéciles y víctimas de la LOGSE? ¿Para que el tirano de turno no sea un tontarrón podemita filochavista o un psoecialista, y sí uno igual de tonto pero que parezca de derechas? ¿Por qué se respeta usted tan poco como para ser un tierno socialdemócrata? Sin libertad política no se puede ser de derechas ni de izquierdas, sólo socialdemócrata, nombre formal y de gala de los inveterados progres de culo ‘cagao’ de siempre. La ideología del gris, del todo vale, del doblepensar. El pensamiento líquido y la postmodernidad.

Usted también doblepiensa. No es usted de derechas, por más que así lo crea y se precie de ello. Es un socialdemócrata, la ideología genérica que sobre su piel y su cerebro ha impreso su tiempo. En el siglo de Oro español sería usted católico; en la Alemania weimariana, un nazi. Hoy toca socialdemócrata. Mañana quizá se haga usted incluso podemita, si se adecentan un poco y se echan colonia. Por esto no soporto leerle nada de lo que escribe acerca de política. Note que no le reconozco la posibilidad de estar legítimamente equivocado: lo acuso de obrar de mala fe, de conocer el sistema político en que se encuentra, la oligarquía, y de justificarlo conscientemente. Sus buenos análisis en materia jurídica lo delatan: uno no puede ser muy bueno en ellos y pésimamente malo, casi subnormal, en sus juicios políticos. Sería algo extravagante, incomprensible.

Reciba un cordial saludo a modo de despedida. 😉