Sobre dimisiones truchas

 

Estoy leyendo cosas muy variopintas sobre dimisiones de última hora del presidente del Gobierno, su sustitución por la vicepresidenta y el decaimiento de la moción de censura por ello.

Por partes, si Rajoy dimite, el Gobierno cesa (art. 101 de la CE).

Pero el Gobierno, por el cese, pasa a ser Gobierno en funciones. Y, como es obvio, el presidente del Gobierno en funciones sigue siendo Rajoy. Con las siguientes excepciones que establece la Ley del Gobierno:

Artículo 13. De la suplencia.

1. En los casos de vacante, ausencia o enfermedad, las funciones del Presidente del Gobierno serán asumidas por los Vicepresidentes, de acuerdo con el correspondiente orden de prelación, y, en defecto de ellos, por los Ministros, según el orden de precedencia de los Departamentos. 

Si se fijan, en el artículo anterior también se incluye, por ejemplo, la muerte del presidente.

Además, hay cosas que ni el presidente ni el Gobierno en funciones pueden hacer:

Artículo 21. Del Gobierno en funciones.

1. El Gobierno cesa tras la celebración de elecciones generales, en los casos de pérdida de confianza parlamentaria previstos en la Constitución, o por dimisión o fallecimiento de su Presidente.

2. El Gobierno cesante continúa en funciones hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno, con las limitaciones establecidas en esta Ley.

3. El Gobierno en funciones facilitará el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Gobierno y el traspaso de poderes al mismo y limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas.

4. El Presidente del Gobierno en funciones no podrá ejercer las siguientes facultades:

a) Proponer al Rey la disolución de alguna de las Cámaras, o de las Cortes Generales.

b) Plantear la cuestión de confianza.

c) Proponer al Rey la convocatoria de un referéndum consultivo.

5. El Gobierno en funciones no podrá ejercer las siguientes facultades:

a) Aprobar el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado.

b) Presentar proyectos de ley al Congreso de los Diputados o, en su caso, al Senado.

6. Las delegaciones legislativas otorgadas por las Cortes Generales quedarán en suspenso durante todo el tiempo que el Gobierno esté en funciones como consecuencia de la celebración de elecciones generales.

Algo lógico, porque uno de los casos en que el Gobierno pasa a estar en funciones es la moción de confianza perdida.

Dicho esto, paso a la segunda parte —eso de que si Rajoy dimite la moción de censura decae— y me pregunto por qué. Sobre todo porque la moción de censura se ha presentado antes de que el Gobierno estuviera en funciones.

Más aún, la consecuencia “normal” de la dimisión es que se abre un nuevo período de consultas para la elección de nuevo presidente del Gobierno, que puede ser elegido por mayoría simple. ¿Por qué considerar que los legisladores constitucionales no habrían querido que se mantuviera una moción ya presentada que exige una votación por mayoría absoluta?

En mi opinión, presentada la moción de censura en el registro y admitida a trámite, se produce una especie de perpetuatio iurisdictionis que se retrotrae al momento en que se registra. Desde ese momento, ha de considerarse fraudulenta cualquier maniobra que impida a aquel que se presenta como candidato no obtener una votación en el Congreso. Con una excepción: que la retiren los que la presentaron en número suficiente para que no se llegue a la décima parte que exige la Constitución. Cuando se dice que «no hace falta» censura porque ya no hay Gobierno, se obvia que la moción de censura es constructiva y que precisamente exige que haya un candidato que proponga un programa de Gobierno. Si no fuera así, sí sería natural que la dimisión acabase con la moción.

Hay un argumento más que no debe olvidarse: en la investidura usual, es el Rey el que propone un candidato. En la moción de censura, el candidato lo propone un determinado número de diputados.

En fin, que yo creo que no queda otra (salvo que los socialistas retiren la moción) que llevarla hasta el final. Haga lo que haga Rajoy.

 

Lo excepcional

Dice hoy mi querido Jabois que a veces hay que saltarse la ley y que eso es lo que hizo Macron al que compara con Merkel. Léanlo, porque dice más cosas y así no tengo que resumirlo y quizás malinterpretarlo.

El problema de su columa no es que no aborde las consecuencias de su planteamiento (y no hablo del problema para una sociedad del ingreso masivo de personas, cuestión de fondo, que no voy a plantear porque voy sentado en la sala de espera de um dentista mientras escribo esto y porque tampoco la plantearía en una entrada de este blog si estuviese sentado en mi despacho). No está bien saltarse la ley. Menos si eres el que manda. No solo no está bien, sino que es el preludio de muchos males.

Pero, como decía, no es ese el problema de su columna. Su problema es que la comparación entre una y otro inmigrante es errónea. Macron no incumple la ley. Da la nacionalidad porque puede hacerlo conforme a la ley. Supongo que Merkel también podría. El Gobierno español puede, ya que existe ese procedimiento excepcional (se llama nacionalidad por carta de naturaleza). Por definición, es excepcional y discrecional. La diferencia entre Merkel y Macron es la diferencia entre una y otro. Ella lloró  en un plató y puso voz a muchos. Él hizo algo excepcional y salvó a un niño. Puede que Jabois crea que ser niña y llorar en un plató ante Merkel sea suficiente. Merkel no y explicó por qué. O quizás crea Jabois que él, que actuó espontáneamente para salvar a un crío desconocido en un país extranjero, arriesgando su vida y jugándose la expulsión no hizo algo cualitativamente diferente de ella. Yo creo que sí. Y creo que el que exista esta espita es mejor que el que no exista.

Porque ¿qué diríamos si la ley careciera de mecanismos para al menos asumir casos así, que demuestran —o pueden tener ese afán— que el problema no es la raza o la clase social sino el número? ¿Cómo sería el artículo de Jabois si se le estuviera expulsando a él porque hay que cumplir la ley?

El artículo se despeña ahí. Premiamos lo extraordinario (al menos admitimos la posibilidad). Ser niño, pobre y extranjero no lo es.

Él es Mamadou Gassama. Ella es Reem Sahwil y, al final, como indica la noticia, pudo quedarse en Alemania.