Sexo consentido

 

Pedro Sánchez, para conseguir la mayoría que le puede convertir en presidente del Gobierno, en uno de los ejemplos más infames de parlamentarismo que recuerdo, ha optado por el amor y por la equidistancia urbi e orbi. 

«Agradezco que desde Cataluña se dé la oportunidad para que en España se abra un nuevo tiempo». Esto es lo que ha contestado Sánchez al portavoz del PdeCat para cerrar su última respuesta. Sánchez se acuesta en público con los golpistas y, a la vez, les otorga la condición de Cataluña.

Más de la mitad de los catalanes al cajón.

La principal responsabilidad de lo sucedido es del PP. Y de Rajoy.

La principal responsabilidad de lo que está sucediendo hoy es del PSOE. Y de Sánchez. Y, por tanto, de lo que sucederá.

Lo sucedido ha sido lamentable.

Lo que está sucediendo es sexo consentido. Que luego no vengan los socialistas intentando explicar otra cosa.

 

In the mood for love

 

 

Es maravilloso ver a Pedro Sánchez asentir cuando el diputado secesionista afirma que el PSOE es responsable del deterioro y degradación del Estado de derecho, del autoritarismo, del mantenimiento del franquismo, del etnicismo ultranacionalista español, de la ausencia de independencia judicial en España, como respuesta a los anhelos democráticos de la sociedad catalana representada por ese diputado.

Asentir con gesto de gravedad.

Está listo para el amor.