Poniendo contexto

 

Ya sabemos que cuando gobierna la izquierda un montón de gente se pone a hablar de responsabilidad, de no dañar las instituciones, de no alimentar la crispación. Basta con echar un vistazo, por ejemplo, a El País de hoy. No hay mejor bálsamo que la llegada de los buenos al poder.

Me parece muy bien. Por eso, no estaría de más que el señor presidente del Gobierno pidiera perdón por echar mierda en 2015 sobre el juez Ruz, el magistrado que permitió a Bárcenas pasar unas vacaciones esquiando tres años antes de ser condenado.

 

De aquí.

Aquí sus palabras.