Otra mala noticia

 

El ministro Huerta ha dimitido.

Lo ha hecho mal, por dos razones.

La primera, porque no ha debido dimitir. No porque no haya cometido ilegalidades como ha mal dicho —que las ha cometido, ya que ilegal es lo que dicen los jueces que lo es (una vez decidió discutir la decisión de los funcionarios de Hacienda)—, sino porque se trata de una ilegalidad concreta que no lo incapacitaba ni legal ni éticamente para ser ministro. Y es muy mala noticia que dé la razón a los que piensan otra cosa. Le ha faltado el valor —o quizás el convencimiento personal— de decir que ser ministro no le obliga a ser buena o mala persona, o a haber sido en el pasado buen o mal ciudadano, a convertirse en un dibujo grotesco.

La segunda, porque ha culpado a la jauría que está contra el PSOE, y se ha puesto a hablar de retroactividades y cazas de brujas contra los que opinaban mal de los otros, de los de enfrente, de los de la derecha, vamos. Y eso es una trola: no existió ninguna retroactividad; no puede ser caza de brujas empezar a aplicar la ley correctamente y acabar con la tolerancia anterior; y la jauría se basa en los estándares a los que han contribuido muchos —más que nadie los de los nuevos partidos, con el ventajismo que da la juventud y que no hayan pisado moquetas hasta hace nada—, entre ellos el tipo que lo nombró. Sí, si quiere ver quién dio abono a la jauría, puede mirar a Sánchez que hace dos días decía que echaría a alguien como Huerta, como si fuese un apestado. Hay que tener cuidado y no caer en el discurso ventajista, aunque, en fin, supongo que es también consecuencia de la situación en la que se ve, injusta y asquerosa, y del trago que está pasando.

Hay demasiada complacencia y cachondeo con estas cosas. Con ver a tanta gente humillada en estos tiempos de puritanismo enloquecido. No sé qué tipo de ministro habría sido; me habría gustado poder verlo.

No le saludo, porque ha hecho mal. Tendría que haber aguantado. Pero sí lo miro con simpatía. Como a todo el que sufre una injusticia. Hoy, aunque no lo sepa, se ha hecho más viejo y más sabio.

 

Que dimita ese impresentable defraudador del PP

La noticia de El Confidencial sobre el actual ministro de Cultura y Deportes se va a convertir en un escándalo. Con seguridad se hará referencia a, por ejemplo, Urdangarín, condenado por dos delitos fiscales, o a algunos jugadores de fútbol; se dirá que la única diferencia se encuentra en el hecho de que Huerta no haya llegado a los límites cuantitativos que permiten aplicar los tipos del delito fiscal.

La realidad es que las sentencias no permiten afirmar eso: son sentencias dictadas en el ámbito contencioso-administrativo (judicial) contra resoluciones administrativas (lo son las que dictan los llamados tribunales económico-administrativos) que confirmaban liquidaciones y sanciones de Hacienda.

Además, las sanciones se imponen por infracciones leves. Es decir, por una conducta negligente. Para que fuese doloso sería precisa ocultación o utilización de medios fraudulentos. Y no hay delito fiscal sin dolo, aunque la cuota impagada sea superior a la que permite acusar por delito fiscal.

Huerta hizo lo que miles hicieron en esos años: constituir sociedades para pagar menos impuestos, siguiendo las recomendaciones de algún asesor. Existía tolerancia en aquellos años, hasta que desapareció. Digo tolerancia porque, y esta es la cara B, todo el mundo tenía claro que la interpretación correcta de la ley, también entonces, implicaba que estas soluciones fuesen, en la mayoría de los casos, una forma de eludir impuestos. Porque esas sociedades no aportaban nada diferente de lo que aportaba la persona física y, además del ahorro por el tipo más bajo del Impuesto de Sociedades, se deducían gastos (por ejemplo, IBI, gastos de comunidad, gastos de adquisición de inmuebles, etc.).

La sociedad de Huerta cobraba mucho más de lo que luego pagaba a Huerta, cuando Huerta era la única razón por la que la sociedad cobraba ese dinero. Y se dedujo gastos que no podía deducirse.

Yo creo no tendría por qué dimitir en un país normal. Pero tengo la seguridad de que si Huerta hubiera sido del PP ya estaría crucificado.

Por cierto, este no es el caso de Monedero. Hemos visto a Huerta trabajar. Y hemos comprendido por qué le pagaban lo que le pagaban.