Santa Claus cuántico

 

Cuenta Marcus du Sautoy en Lo que no podemos saber que la primera vez que supo de la mecánica cuántica fue merced a El breviario del señor Tompkins, una obra del eminente George Gamow. El señor Tompkins intenta aprender física, pero siempre se duerme a mitad de lección.

El libro fue un regalo de Navidad. Dejo la palabra a Marcus:

En el mundo de los sueños, el mundo cuántico microscópico de los electrones es aumentado de tamaño hasta formar un mundo macroscópico, y la selva cuántica en la que se encuentra el señor Tompkins está llena de tigres y de monos que se hallan en muchos sitios a la vez. Cuando una partida de tigres de aspecto borroso ataca al señor Tompkins, el profesor que lo acompaña en sueños dispara una ráfaga de balas. Finalmente hay una que alcanza su objetivo y la partida de tigres se convierte súbitamente en un solo tigre «observado».

Recuerdo que quedé fascinado con este mundo fantástico y mucho más entusiasmado al pensar en la posibilidad de que no era tan fantástico como parecía. Estaba empezando a albergar dudas sobre la existencia de Santa Claus, dado que tenía que visitar miles de millones de casas en una misma noche, pero el libro renovó mi fe en la idea. Por supuesto, Santa Claus se estaba aprovechando de la física cuántica. Siempre que nadie lo observara, podía perfectamente estar en muchas chimeneas a la vez.

Y esta es la explicación de por qué Santa Claus y los Reyes Magos solo necesitan comprar un regalo. Un libro de física, por supuesto.