Artículo franco emparedado

 

He escuchado esta mañana a Pablo Iglesias hablar de los bolsonaros españoles (o algo así). Me congratula comprobar que ya podemos introducir de nuevo claves internacionales en el discurso político patrio y que no se nos acusará de sacar a Venezuela a pasear.

Eso sí, Bolsonaro es una promesa, Maduro una realidad. De lo mismo.

Sobre esto, leí el otro día que Bolsonaro era la respuesta de muchos brasileños al miedo a que su país se convirtiera en Venezuela. Menudos ilusos: para evitar la tiranía y el liberticidio, eligen a un prototirano liberticida. A un Maduro.

******

El País se ha convertido en un agregador de noticias sobre Franco. Lo más gracioso es que la mayoría de las noticias las crea el propio periódico con un procedimiento que recuerda a la maravillosa máquina de creación de textos posmodernos, solo que la máquina del periódico es mucho más burda, ya que la randomización no más utiliza Franco, franquismo y algún otro término equivalente, lo que produce cierta indigestión.

Esto es la versión especular, por cierto, de lo que hacía la dictadura franquista. En alguna ocasión, he contado que viendo Las sandalias del pescador descubrí que la versión doblada incluía una escena en la que a un operario que realiza trabajos en el Vaticano se le había cambiado el nombre: dejó de ser Franco y pasó a ser Paolo, o algo similar.

Como el divertimento no puede fundamentarse en la combinación, tan paupérrima ella, se limita a la conexión disparatada. No me extrañaría que hubiera en la redacción del medio un premio a la inclusión más descacharrante. Podríamos, incluso, convertirlo en un concurso nacional; un «ponga a Franco en la sopa».

Estoy por participar. Escribir una entrada en la que ponga Franco en cada párrafo, y obligarles a ustedes a consumir el engrudo.

Voy a ser franco: como me caen bien, mejor les evito el mal trago.

******

Hoy Rivera le ha preguntado a Sánchez machaconamente si ha prometido el indulto a los golpistas secesionistas para el caso de condena.

Sánchez se ha amparado en su derecho constitucional y ha decidido no incriminarse.

 

Anuncios