Delitos imaginarios en tiempo real

 

Leo que la Fiscalía va a abrir diligencias contra Arcadi Espada por el artículo en el que algunos dicen que llamó mariconazo al diputado Rufián. Es una trola, claro. Espada no le llamó mariconazo, algo que solo puede sostenerse demostrando una muy deficiente capacidad de comprensión.

Verán que digo «por llamar» y no por usar la palabra «mariconazo» (que es lo que narra la noticia). Lo digo porque aún intento distinguir grados dentro la chaladura contemporánea. Solo faltaría que se pudieran abrir diligencias por usar esa palabra. De ser así, yo habría presuntamente cometido ya tres veces el delito. Y el DRAE.

En todo caso, al leer la noticia me imaginaba la posibilidad de que el asunto le correspondiese al mismo fiscal que va a investigar si el humorista que movía al muñeco Adolfito había amenazado de muerte al presidente del Gobierno. Me lo imaginaba echando la vista atrás, recordando sus años de estudio y su dura oposición, y preguntándose cuándo su digna profesión había empezado a ocuparse de los delitos cometidos en mundos imaginarios.

Claro, esto también es imaginación mía.

Anuncios