Bah

 

Leo esto:

El juicio será fiscalizado por observadores nacionales e internacionales. Una plataforma de entidades a favor de los derechos humanos se ha organizado bajo el nombre de International Trial Watch-Catalan Referendum para gestionar su presencia. “Pretendemos que las sesiones sean supervisadas por especialistas de todo el mundo”, explica a este diario una de sus promotoras, la catedrática de Derecho Constitucional Mercè Barceló.

Esta organización facilitará apoyo técnico y material a entre 10 y 12 juristas extranjeros, además de unos 12 catedráticos de distintas universidades españolas, que custodiarán las sesiones en el Tribunal Supremo y publicarán distintos informes. “La presencia de observadores internacionales garantiza que haya un árbitro“, zanja Barceló.

Y esto:

Amnistía Internacional ha enviado un escrito al Tribunal Supremo en el que pide tener un espacio dentro de la sala del juicio del 1-O. Desde la entidad quieren que los miembros de la organización puedan seguir el juicio para evaluar que se cumplen todas las garantías para un juicio justo, según ha avanzado el diario ‘El Confidencial’ y ha confirmado la ACN.

La entidad quiere supervisar en primera persona que el procedimiento se hace correctamente y, varias defensas de los independentistas presos como Oriol Junqueras, Raül Romeva o Carme Forcadell, también han solicitado cinco plazas para observadores nacionales e internacionales.

Como es obvio, el Tribunal Supremo puede decidir hacer caso a esas solicitudes. No seré yo quien critique una decisión así, pero si de mi dependiera simplemente respondería con esto:

Con la Constitución:

Artículo 120
    1. Las actuaciones judiciales serán públicas, con las excepciones que prevean las leyes de procedimiento.

    2. El procedimiento será predominantemente oral, sobre todo en materia criminal.

    3. Las sentencias serán siempre motivadas y se pronunciarán en audiencia pública.

Con la Ley Orgánica del Poder Judicial:

Artículo 186.

Los Juzgados y Tribunales celebrarán audiencia pública todos los días hábiles para la práctica de pruebas, las vistas de los pleitos y causas, la publicación de las sentencias dictadas y demás actos que señale la ley.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal:

Artículo 680.

Los debates del juicio oral serán públicos, bajo pena de nulidad, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo siguiente.

Supongo, por otra parte, que, dada la naturaleza del juicio y que no hay razón alguna de las restricciones de los artículos 681 y 682 de la misma ley, puesto que no hay menores y la víctima ha sido el Estado español, y será un juicio al que mucha gente querrá asistir, el propio tribunal acordará que todas las sesiones se emitan por televisión.

A mayor abundamiento, la sala va a estar repleta de abogados de los acusados, que seguro harán lo que corresponda si perciben que se está cometiendo alguna irregularidad, conforme establecen las leyes de procedimiento. No solo lo harán, sino que con total seguridad denunciarán irregularidades inexistentes o dudosas para poder contar con armas en los recursos que vendrán sin que, por supuesto, esos letrados tengan nada que temer.

Pedir la presencia de observadores en un juicio que puede ser observado por cualquiera, y pedir además que sean «internacionales» no debería tener otra respuesta que un simple no. Sin levantar la voz. Y sin temer, por supuesto, la respuesta de los solicitantes o de esa organización internacional, antaño respetable, que sabe perfectamente todo esto que expongo, pero que ha decidido jugar a mostrar nuestro país como si fuera una república bananera.

Por cierto, que no se engañe nadie: los defendidos piden esto porque esto es ya un recurso de la defensa. Quieren hacer creer a los despistados de por ahí fuera y a los tontos útiles de por aquí dentro que en España no hay democracia y Estado de derecho y que por eso se les juzga. Trasladar la posible necesidad de «observadores internacionales» y que alguien se lo crea es el primer intento de probar que tienen razón. Si la respuesta es sí o si es no. Da igual. Da igual, aunque hasta el más fanático enajenado pueda ver el juicio completo desde el salón de su casa.

Es este un viejo truco de los secesionistas, ya utilizado con el referéndum de secesión: admitir que se produzca es ya la prueba de que existe un sujeto de soberanía.

Contra estos trucos mendaces, tan propios de los secesionistas, esos que juegan con cosas muy graves y luego se ponen a decir que todo era broma, solo cabe una respuesta: bah.

Y seguir adelante.