Esto es intolerable

 

Vaya. Ni más ni menos que una ofensa intolerable. El tipo eructa para ver si le prestamos atención y en vez de un bah, recibe su premio.

* * * * *

El otro día, al escuchar el discurso del regreso de Rambo Iglesias me llamó mucho la atención que mencionara varias veces a los taxistas. Pensé: qué mal deben ir las encuestas cuando intentas asegurarte el voto de los taxistas y sus familias (que ya, que seguro que son decenas de miles, pero vamos). Eso sí que es política identitaria en el nivel más cutre.

Luego veo que PP y Vox se ponen a fichar toreros.

En esto los del PSOE han sido más sutiles: han fichado a los que llevan años explicándonos con gráficos y artículos de opinión desde la más absoluta objetividad científica por qué las políticas del PSOE son las únicas correctas —bueno, más que en las políticas, se han centrado en la estética, las consignas y las vías—. Han sido más sutiles y más exigentes: antes de abrir su casa han cobrado las cuotas de afiliación durante años.

Yo lo veo bien. Los advenedizos folclóricos para las derechas.

* * * * *

41 senadores franceses han firmado una carta reclamando que cesen las violaciones de derechos humanos en la zona selvática de una alejada región del globo. Por lo visto, la iniciativa ha partido de un nativo de dicho lugar, exiliado en la patria de los derechos del hombre, que ha logrado, mediante relatos aderezados con detalles macabros e imágenes exóticas —penales infectos, torturas inimaginables, arbitrariedad, sacrificios humanos, cánticos rituales, ejecuciones sin juicio—, transmitir el horror de la persecución sistemática en lugares incivilizados. Alguno de los senadores ha contado que la experiencia de conocer de primera mano esos sucesos espantosos, tan propios del corazón de las tinieblas, ha sido tan potente que ha provocado que el desayuno no le siente bien del todo.