Teresa Giménez Barbat y Beatriz Becerra

 

De los que fueron eurodiputados en las listas de UPyD, hay tres personas que creo que merecen tener la oportunidad volver a ser elegidas y representarnos. Una de ellas, Maite Pagazaurtundúa, por lo que parece, va a formar parte de las listas de Ciudadanos, según leí hace poco, así que no diré nada de ella.

Las otras dos personas son Teresa Giménez Barbat y Beatriz Becerra. No tengo ni idea de si existe alguna negociación u oferta por algún partido —ni sé si ellas quieren, la verdad—, pero como tampoco creo hacer daño dando mi opinión, y como creo que esto mismo lo pensará bastante gente que ha ido conociendo el trabajo de estas dos eurodiputadas a través de twitter, de sus artículos y de las noticias de prensa, pues lo suelto, por si ayuda. Sobre todo porque he leído sobre el ofrecimiento de puestos en las listas como recompensa a algunos dinosaurios que supongo que pretenderán ir al Parlamento Europeo a dormitar y generar trienios.

Y no se trata de que coincida en todas sus posiciones políticas —que no— ni una cuestión de amistad. A Beatriz Becerra no la conozco personalmente; a Teresa sí la conozco, y mantuve diferencias sonoras con ella allá por el pleistoceno, en los orígenes de Ciudadanos. Simplemente sucede que son personas válidas, con ideas decentes, amigas de las sociedades abiertas, del imperio de la razón crítica, tolerantes con los que quieren una sociedad tolerante, e intolerantes con los fanáticos y los tiranos. Y, además, se han tomado su trabajo en serio y han representado muy dignamente a España en un lugar no solo cada vez más importante, sino en el que es probable que aumente la población de cavernícolas y tarados provenientes de todos los países europeos. Como hacen falta personas que defiendan a la civilización frente a las ventosidades del populismo, tendremos que darnos un premio buscando a ciudadanos adecuados para una tarea tan ingrata.

En fin, que no estaría bien que nos desprendiéramos de personas valiosas para colocar a algún proboscídeo con problemas de próstata. Por no jugar con las cosas de comer, digo.

 

Anuncios