¡Urgente! Se descubre que España tiene un código penal

 

Estoy leyendo algunas opiniones sorprendentes sobre el caso del hombre que ayudó a su mujer a suicidarse.

Su conducta está tipificada en el Código penal:

Artículo 143.

1. El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años.

2. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona.

3. Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.

4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.

No solo lo está, sino que expresamente, tal y como pueden ver,  se aprobó un subtipo atenuado en aquellos supuestos en los que exista enfermedad grave que va a conducir a la víctima a la muerte o una enfermedad que produce padecimientos permanentes y difíciles de soportar. Vean que, además, se incluye tanto la cooperación al suicidio como lo que debería calificarse como auténtico homicidio («el que causare»).

Es decir, el caso que aparentemente nos ocupa está regulado así desde hace veinticuatro años.

De hecho, el texto finalmente aprobado es casi exactamente el propuesto originalmente en el proyecto de ley (solo se cambió la expresión «hubiera conducido» por «conduciría»). Ninguna enmienda fue admitida. Las había, digamos, de dos tipos:

a) Las de IU y ERC, que o despenalizaban el supuesto (incluyendo, en el primer caso, un 143 bis que expresamente declaraba la exención de pena —es decir una cusa de justificación—, mientras que el segundo grupo, en enmienda de Rahola, técnicamente más razonable, remitía a una ley especial qué supuestos de suicidio asistido serían admisibles y con qué requisitos).

b) Las de PP y Coalición canaria, que intentaban limitar el subtipo aplicándolo el primero como sujeto activo solo a médicos y estableciendo como requisitos tanto la naturaleza terminal de la enfermedad como los padecimientos que deberían ser «insoportables» y, además, admitiendo solo la rebaja en un grado de la pena, mientras que en el caso de Cc también se pretendía aplicarlo solo a médicos, exigiendo presencia de un testigo y, además, que los requisitos fueran cumulativos (enfermedad mortal más padecimiento).

Es, por tanto, incomprensible la sorpresa de muchas personas por el hecho de que se abra un procedimiento penal. De hecho, salvo que se acredite alguna circunstancia eximente, lo más probable es que este hombre, que además ha actuado abiertamente y ha dado publicidad a su conducta, sea condenado a una pena de entre un año y medio y tres años de prisión.

Sobre la posibilidad de un indulto, resultaría paradójico que el mismo se base en que este hombre ayudó a su mujer a suicidarse tras una enfermedad incurable, de muchos años, que le causaba padecimientos. Y que haya hecho esto por razones humanitarias. Digo que sería paradójico porque esa precisamente es la razón por la que su conducta encaja en subtipo atenuado (es decir, esa es la razón por la que se castigan con penas menos severas).

O la conducta tiene que seguir siendo delictiva (y, en tal caso, es difícil comprender por qué se ha de indultar a este ciudadano) o se ha de despenalizar. En este último caso, y por razón de la más elemental seguridad jurídica, la despenalización debería efectuarse mediante la aprobación simultánea de una ley que estableciese el procedimiento de auxilio al suicidio de determinadas personas. Más que nada, para controlar este tipo de situaciones y evitar que se produjesen casos límite dudosos en ámbitos privados.

La otra cuestión que leo y que me sorprende es la relativa a la competencia de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer. Como si esto fuese raro o siniestro.

Veamos, una vez aceptada la cuestión de la existencia de este tipo de juzgados (algo discutible en términos generales) es perfectamente lógico que una conducta que se incluye dentro del título relativo al homicidio y sus formas (y el legislador decidió incluir aquí el suicidio, en sus formas de inducción y cooperación, algo razonable, ya que el que induce y/o coopera al suicidio lo hace con la vida de otro) si víctima y autor son cónyuges (o han mantenido una relación de afectividad, etc.) sea instruida por el Juzgado de Violencia.

El Juzgado de Violencia no juzga. Es un juzgado de instrucción especializado. De hecho, el juez puede sobreseer y archivar. Por cierto, una de las funciones del juzgado es investigar si se trata de una cooperación al suicidio, porque podría resultar que no. Que sea un asesinato.

Más aún, en este caso concreto, ni siquiera existe la asimetría penal que sí se da en otros supuestos de violencia doméstica (algo, ya lo saben, que me parece inadmisible). Así que, ¿qué más da que el juzgado competente para instruir sea este? ¿O es que el nombre del juzgado, su etiqueta, ya implica algún tipo de tacha?

Es agotador que estemos indignados todo el día por todo tipo de cuestiones, la mayoría de ellas absolutamente intrascendentes.

 

Creer o no creer, he ahí el problema

 

Ayer, un músico mexicano se suicidó y publicó en twitter una nota en la que explicaba sus motivos:

Esto ha generado discusión y acusaciones recíprocas entre los que apoyan este tipo de denuncias —aparentemente, el propio suicida es uno de ellos— y los que los acusan de caza de brujas.

Lo paradójico es que el suicidio no añade nada. En realidad, es perfectamente deletéreo y nos sitúa en el mismo marco mental del #MeToo. Por lo visto, hay quien piensa que tenemos que creer al músico. Por el hecho de cometer algo tan aparentemente inequívoco. Como piensan otros que tenemos que creer a la denunciante, anónima o con nombre, que se atreve a denunciar hechos horribles señalando a alguien.

Ahí está la enfermedad. En un mundo civilizado no se deben producir consecuencias cuando hay una denuncia sin pruebas. Por eso es tan difícil que exista y llevamos siglos construyéndolo. Porque la denuncia puede ser también una forma de hacer el mal. Tan espantosa como el más espantoso de los actos. Puede convertirte en un muerto en vida, en un fantasma civil. La única consecuencia civilizada de una denuncia debería ser la prevista en la ley, tras la declaración legal de certidumbre —que puede ser errónea; el mundo es imperfecto—.

El músico se suicida y muchos dicen «yo sí te creo». Sin embargo, el suicidio no prueba nada sobre la acusación. No prueba que fuera cierta. No prueba que fuera falsa. Ni siquiera prueba que sea la causa, por más que el suicida lo ponga por escrito. Sí, los suicidas a veces mienten. Los suicidas, a veces, se mienten a sí mismos.

Lo que queda es el ruido. La discusión religiosa. Banderías echándose a la cara sus fes respectivas. Vociferantes.

 

Carcasas vacías

 

Dice Carmen Calvo:

«Es que, antes lo estaba diciendo, la Constitución española en el artículo 14 solo dice que está prohibida la discriminación por sexo pero nuestra Constitución no tiene planteado todavía el principio fundamental de la igualdad entre hombres y mujeres como la tienen otras Constituciones europeas»

No, el artículo 14 de la Constitución Española dice algo más. Dice «Los españoles son iguales ante la ley«.

No hay ninguna manera de interpretar esa frase que no suponga que los hombres y las mujeres son iguales ante la ley. Ninguna.

El artículo continúa diciendo:

«… sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social».

La coletilla final es la cláusula de cierre. Lo anterior son los ejemplos concretos que se decidió considerar. Es decir que, para la Constitución española:

a) Los nacidos dentro del matrimonio y los nacidos fuera son iguales.

b) Los blancos, los negros, los asiáticos, los gitanos, lo [incluya su raza favorita] son iguales.

c) Los hombres y las mujeres son iguales.

d) Los ateos y los católicos y los musulmanes son iguales.

e) Los comunistas y los liberales son iguales.

Además, hay que tener en cuenta que (art. 9.2):

«Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social

Lo demás es retórica. Énfasis. Sí, en otras constituciones se dice de otra manera. ¿Y qué?

Vivimos una época en la que muchas guerras ideológicas y culturales ya no tienen sustancia. Son pura carcasa vacía. Guerra por la presencia utilizando polémicas imbéciles. O peor, en la que se pelea por imponer por la puerta de atrás la división social en grupos, en lobbies, a menudo inventados, para atribuirles derechos, intereses y padecimientos impostados, supuestas injusticias y estabular a la gente metiéndola en su cajita correspondiente conforme a su sexo, a su raza, a su condición social, a la lengua que usa o a la penúltima gilipollez que te permita identificar una tribu en la que puedas sentirte como en casa y con razón. Que permita a esta generación ociosa jugar a las naciones y a la atribución de maldad.

En realidad, esos movimientos no buscan la igualdad de los individuos, sino la aplicación de ingenierías. No quieren categorías que nos incluyan a todos. Palabras como ciudadano o ser humano o ser libre les producen alergias. Porque nos incluyen a todos y nos permiten identificar la injusticia concreta. Y ellos no quieren resolver injusticias concretas. Eso es muy aburrido. Es mucho más divertido formar parte de los elegidos.

*******

Hay algo pasmoso en esto:

AOC afirma que la 22ª enmienda se aprobó para evitar que Roosevelt fuera reelegido. Pero la enmienda no se presentó en el Congreso hasta 1947, es decir, dos años después del fallecimiento de Roosevelt

Claro, el asunto de los mandatos surgió en las anteriores elecciones; en particular, en la última reelección de Roosevelt, Dewey, el rival republicano alertó sobre el peligro de un mandato presidencial de 16 años (que no se completaron por la muerte de aquel). Pero era un argumento de campaña. Un argumento para que no se eligiera por cuarta vez al presidente demócrata. Un argumento que no le sirvió a Dewey para evitar la derrota.

Lo acojonante es que, cuando los congresistas republicanos, que en su campaña de 1946 (en muchos casos) habían prometido iniciar esta reforma plantean la iniciativa expresamente incluyeron una salvedad: que la enmienda no podía afectar al presidente en el cargo, que era demócrata:

Section 1. No person shall be elected to the office of the President more than twice, and no person who has held the office of President, or acted as President, for more than two years of a term to which some other person was elected President shall be elected to the office of the President more than once. But this Article shall not apply to any person holding the office of President when this Article was proposed by the Congress, and shall not prevent any person who may be holding the office of President, or acting as President, during the term within which this Article becomes operative from holding the office of President or acting as President during the remainder of such term.

Es decir, que esta enmienda no solo no podía tratar de evitar la reelección de Roosevelt, ya fallecido, sino que tampoco se habría aplicado a Truman, su sucesor. O al propio Roosevelt, de haber estado vivo.

Eso sí, aunque los datos no solo no confirman lo que dice Ocasio-Cortez, sino que la hacen quedar como una ignorante o una trolera, seguro que moralmente tiene razón.

Y además, el rojo de sus labios es poderosísimo.