Ah, el asesinado es un hombre. Excelente noticia.

 

Esto es extraordinario. Es difícil encontrar una manifestación más cristalina de doble moral. Escúchenlo:

La misma persona dice que Madrid es una ciudad segura porque solo hubo 16 asesinatos en un año. Sin solución de continuidad, manifiesta lo preocupante que es que 5 fuesen mujeres.

Que haya 11 hombres es una señal de extraordinaria seguridad. Que haya 5 mujeres es motivo de alarma.

Naturalmente, todos los asesinatos nos parecen malos, pero hay razones para argumentar que, en una ciudad de casi cuatro millones de habitantes, la cifra de 16 asesinatos es muy pequeña. Que es, en ese sentido, una cifra excelente.

Pero, como no puede admitir que esto desemboque en la inevitable conclusión de que 5 mujeres asesinadas, en una población de casi dos millones, sea una estadística también —más aún— extraordinariamente baja, ya que esto podría poner en duda que los «feminicidios» sean una plaga, un problema de gravedad extrema y que nos esté «matando a todas» una subespecie del terrorismo, se produce la disrupción, el salto en el vacío y el abandono de la razón, y del uso de la estadística se pasa al inmediato «ni una más». A la tolerancia cero.

Los hombres pueden morir violenta e injustamente y que mueran pocos ser una buena noticia porque sigue siendo inevitable un cierto número de crímenes en poblaciones tan grandes; las mujeres, no.

Un todo es bueno. Una parte de ese todo es malo. El todo está definido por una característica: está formado por seres humanos. Las partes por otra: el sexo de esos seres humanos. Podría haber sido la raza o la clase social. Si la parte es mala, la única explicación es que las mujeres valen más que los hombres, que la vida de una mujer vale más que la de un hombre.

Con personas así no cabe la discusión civilizada. Están poseídas por una irracionalidad maligna.

 

Anuncios