El alimento de la turba

 

El proceso secesionista se fundamenta, todo él, en una gigantesca mentira. Es esto tan obvio que no voy a perder un segundo en demostrarlo. Quien no esté de acuerdo puede ahorrarse todo lo que viene a continuación.

Pero hay otra mentira, especialmente dañina, que ha sido alimentada y que tiene una fuerza enorme, ya que se ajusta perfectamente a los sesgos de muchas personas.

Para explicar cuál es, les expongo cuál es mi postura (en este momento) sobre la cuestión catalana. Yo creo que no hay que cambiar la Constitución. Estoy en contra, en particular, de una reforma que permita un procedimiento de secesión. Estoy en contra de que se apruebe un procedimiento que permita un referéndum nacional o uno restringido a una comunidad autónoma con el fin de someter la posibilidad de una secesión a todos los ciudadanos españoles o a una parte. En cuanto a las competencias del Estado y de las comunidades autónomas, siendo como es esta cuestión tan compleja y pudiéndose referir a materias tan diversas me pronunciaría en cada caso, no prejuzgando ninguna posibilidad: es decir que las comunidades autónomas reciban más competencias o que alguna de las cedidas sea recuperada por el Estado o cedida a la Unión Europea. Mi proyecto a largo plazo (lástima que no pueda ser a corto) pasa por la creación de un Estado europeo que reciba tal nombre y perder mi nacionalidad española sustituyéndola por otra europea.

Mi posición no solo es legítima, sino que es legal. Es decir, se ajusta a la ley vigente. Por decirlo de otra forma: nadie me puede reprochar que defienda el mantenimiento del edificio constitucional tal y como existe, porque fue producto de decisiones legales, constitucionales y democráticas. Como es obvio, se puede defender la necesidad de un cambio constitucional como posición política, pero el que lo haga no puede imponerme su posición política mientras no obtenga las mayorías legales y mientras no se cumplan escrupulosamente todos los procedimientos legales para el cambio de la ley y la Constitución.

Sin embargo, se ha ido trasladando la idea de que una posición como la mía es inmovilista. Es decir, que es problemática. Aparentemente lo es porque muchas personas de una región española quieren cambiar la ley. Por lo visto, no es legítimo (cuando se usa el término “inmovilista” no se hace por capricho) simplemente oponerse a los deseos de otro. Si otros (sin tener las mayorías para ello) desean un cambio de la ley, la mayoría ha de ceder de alguna forma.

Esa postura es la que se expone tan habitualmente con la frase: ¿habrá que hacer algo, no? Por lo visto no es legítimo decir simplemente no. Yo, ciudadano cumplidor de la ley, no puede mantener una opción política que pase por que no se cambie la Constitución en un determinado sentido.

Esa idea de que hay dos extremos, los que quieren saltarse la ley y los “inmovilistas” que no ofrecen nada, es moral e intelectualmente asquerosa. Pringa. Los que quieren saltarse la ley, los que se constituyen en turba soberana, no tienen nada que ver conmigo. Yo acepto las leyes. También las que no me gustan. Y les aseguro que hay muchas leyes que no me gustan nada.

Esa idea tiene padres y defensores. Mucha gente lleva haciendo análisis políticos desde hace muchos años que se basan en la tesis de que es preciso ofrecer algo a los que no son mayoría para evitar que la cosa “pase a mayores”. Se basa en la tesis de que hay algo malo, inmoral o peligroso en posiciones como la mía, a pesar de que yo sí respeto la ley. Esa tesis, la que habla del “problema político”, lleva años excluyendo lo principal: la rotunda e inequívoca denuncia del golpismo.

Ya sé que muchas de las personas que lean esto se van a cabrear, pero qué le vamos a hacer. Estoy hasta las gónadas de medias verdades. Si desde el primer día hubieran afirmado que es ilegítimo cualquier camino hacia la secesión que no pase por una reforma constitucional, si hubieran denunciado el golpe en ciernes (he leído muchas bromas sobre esto, porque llevo años diciendo lo mismo, aunque, oh mundo, ahora se ha extendido el término) y hubieran admitido que una postura como la mía es totalmente legítima y legal, sin haberla demonizado, podría admitir matices. Pero esto no ha pasado. Porque esas personas también tienen sus agendas, y el ruido secesionista era favorable a esas agendas. Han jugado desde hace años con la solución intermedia entre el golpe de Estado y lo que llamaban inmovilismo. Para que los “inmovilistas” como yo tuviéramos que ceder y que pensar que a lo mejor había que tragar con cosas con las que no queríamos tragar, hacía falta el fondo sordo del miedo a la confrontación civil. No estoy hablando de juego político. Esa es la gran mentira. No hay equivalencias. Un científico no debe discutir con un creacionista sobre evolución. No debe otorgarle el nivel que sus posiciones intelectuales (más bien su ausencia) no le dan. Sin embargo, los que hablan del problema político mientras nos señalan nos han colocado en un extremo de una línea falsa. No hay una línea entre mi posición y la de un golpista. El golpista está fuera de la línea porque ha decidido situarse fuera de la ley y la democracia.

En realidad, en el otro extremo de la línea están los que quieren cambiar el sistema legalmente. El problema es que muchos de ellos han usado a los golpistas para obtener músculo.

Ahora, cuando las cosas se ponen negras, muchos de los que llevan años llamándome inmovilista, se acojonan y gritan contra los que se están saltando la ley. Los creo sinceros; a la mayoría, al menos. Pero también son responsables. Cada vez que me etiquetaban para hacerme más débil; cada vez que me convertían en extremista; cada vez que representaban el papel de moderados dialogantes y “entendían” a los que habían anunciado que se iban a saltar la ley, los blanqueaban.

No espero que lo admitan y rectifiquen. De hecho, cuando, algunos de ellos, hace unos días, escribieron un manifiesto, se cuidaron de explicar que están contra Rajoy, que no los confundan. Y de hecho, todavía hoy, con los golpistas en la calle y en las instituciones catalanas, siguen diciendo, sí, hay que cumplir la ley, pero habrá que hacer algo más ¿no? Como si no fuera legítimo decir solo: hay que cumplir la ley, que lo otro depende de si convences a suficiente gente o no.

Por eso no quiero escribir ninguna cara B, como si hubiera un debate posible entre los que aceptamos cumplir la ley democrática y los que se la saltan. Soy una persona civilizada. No me avergüenzo de tener una posición propia. Cumplo con la ley e intento no dañar a nadie innecesaria e injustamente. No deseo el mal. Me alegraría muchísimo si todos los que están incumpliendo la ley rectificasen, minimizando el daño que nos causan y que se causan.

Tampoco quiero que me pidan perdón los que llevan años llamándome fascista o intransigente. Me bastaría con que lean esto y entiendan lo que digo, aunque una vez más sucumbo a mi habitual pesimismo. Seguro que habrá quien me diga, tras leer todo lo anterior: tienes razón, cúmplase la ley, pero ¿habrá que hacer algo más, no?

 

 

Anuncios

Y si …

 

Traigo esto de aquí …:

He contado muchas veces mi relación especial (que diría un inglés refiriéndose a Estados Unidos) con la Historia de Roma de Indro Montanelli. Lo leí con trece años, gracias a un amigo de colegio, que lo sacó de la biblioteca paterna y me lo prestó. Me gustó tanto que, angustiado por tener que devolverlo, lo fui resumiendo en folios blancos, cortados por la mitad, que rellenaba con letra minúscula aprovechando todo el espacio disponible. Tardé como un mes, en la cocina de casa, aprovechando el sueño de los demás para evitarme las regañinas. Salieron entre treinta y cuarenta hojas, que conservé muchos años, hasta que se perdieron en una mudanza. Como comprenderán, casi me aprendí el libro de memoria y descubrí que allí estaba todo, como en Los Simpson.

… porque, a raíz de algunas respuestas leídas en tuiter a la pregunta sobre los beneficios objetivos de una secesión catalana frente a su riesgos, se me ha preguntado por cómo habría sido la historia de Barcelona o Valencia si nuestra historia no hubiera sido como fue.

Y he recordado algo que tenía ahí guardado en la memoria. Cuando empecé a leer sobre Roma (en la inmortal obra de Montanelli y en otras que fui encontrando, introducida ya la espita), fabulé con entusiasmo durante un tiempo y lo hablé con algún amigo, con la idea de que César hubiera podido llevar a cabo la empresa que había diseñado: atacar en Asia Menor y luego girar hacia el norte, penetrando en las tierras de los germanos por el este. Fabulé sobre un imperio que no habría sufrido las invasiones de los germanos porque los germanos habrían sido romanizados. Imaginé un mundo completamente diferente.

Tenía trece años. No puedo decir con exactitud cuando dejé de lado estas tonterías infantiles. Quizás con catorce años.

Intentar prever el futuro es difícil, aunque es una tarea imprescindible. De hecho lo hacemos constantemente. Por eso no metemos la mano en aceite hirviendo. También por esta razón la humanidad lleva milenios refinando los procedimientos para mejorar nuestras predicciones.

Intentar dibujar un pasado, un presente o un futuro alternativos, basados en un pasado alternativo, es inútil y es estúpido. Solo se me ocurren tres utilidades para una actividad de esta naturaleza: rellenar el tiempo con banalidades entretenidas, ganarte la vida escribiendo obras literarias y justificar tus acciones actuales dañinas a falta de argumentos. Las dos primeras son legítimas. La tercera es una muestra de mendacidad e irresponsabilidad.

 

Cajones

 

El problema de mezclar la ideología con ciertos males es que, si el diagnóstico y la solución prescrita no funcionan, es posible que los demás denuncien la ideología completamente. A veces, de forma injusta y apresurada. También por eso se encastillan los creyentes y, si se convierten, defienden la nueva fe con más fuerza que nadie. Si la realidad no se ajusta, ajustan la realidad a la vieja o a la nueva fe.

La ventaja de una aproximación a los problemas sin prejuicios ideológicos es, por esto, indiscutible. Es cierto que a veces esa ausencia es falsa, mera apariencia. O, seamos generosos, que el aparato ideológico exista e influya, y no nos demos cuenta. No obstante, siempre es mejor esto que lo contrario. Al menos revela pudor e introduce una salida para el orgullo, ese vicio tan humano. Si dices que estás dispuesto a revisar tus postulados si no se ajustan a los datos, aunque no te lo creas del todo, puede que, llegado el momento, des un paso atrás: la retirada es digna. Sin embargo, si crees en un dogma, en un aparato productor de explicaciones, quemas los puentes.

Algo más: esos aparatos no solo producen explicaciones a las que la realidad debe ajustarse. Producen algo más sutil y por eso más dañino. El aparato ideológico se convierte en parte de la realidad. Introduce en ella discursos que se independizan. Es algo que recuerda a la marxista superestructura ideológica. El propio marxismo lo es, irónicamente, de manera destacada. Nuestros análisis están infectados de productos exitosos, no por su utilidad, sino por su sonoridad y sencillez. Su poder deletéreo estriba a veces en el espacio que ocupan. Son como los medicamentos homeopáticos, que no dañan directamente, pero impiden al enfermo ocuparse realmente de su salud.

Pondré un ejemplo de lo anterior: cada vez más a menudo encuentro en las denuncias por violencia doméstica un lenguaje ideologizado. No pretendo decir que ese lenguaje tenga un origen único; no sé si proviene de los medios de comunicación, los abogados, las asociaciones de apoyo a mujeres maltratadas o de todos ellos. Incluso del propio Estado. Con esto último me refiero, por ejemplo, a la creación de formularios para los cuerpos policiales, a los que se les pide que formulen ciertas preguntas, en un orden concreto. Es sabido que las preguntas determinan en gran medida las respuestas.

Vean preguntas extraídas de una denuncia real. Las hacen agentes de policía:

Lo interesante es que las denuncias, muchas veces, ya no cuentan en lenguaje llano lo que pasa. No cuentan los hechos. No nos dicen que el día tal pasó tal cosa concreta. O no solo al menos. No, se añaden síntomas y conclusiones, propios de peritos o de académicos. La espontaneidad desaparece y se sustituye por construcciones predeterminadas. Justo las que se adaptan a determinadas explicaciones.

Ya no son los peritos, los abogados, los fiscales y los jueces los que hacen el trabajo de subsumir pedazos de realidad en las normas o en las categorías académicas. Denunciantes y denunciados que son incapaces de producir un mínimo discurso complejo utilizan categorías creadas (en el mejor de los casos) para describir de forma abstracta lo que les pasa en concreto. No entienden las preguntas, pero compran el lenguaje. ¿Saben qué respondió a la primera de las preguntas la denunciante? Que una vez su marido le pegó un golpe a un armario y ella sintió miedo.

Los hechos se difuminan desde el primer momento, si no se falsean. Lo interesante sería saber qué pasa en cada caso concreto, no encajar lo que sucede en cómodos cajones. Es lo interesante por tres razones: para dar a cada uno lo suyo, para intentar encontrar categorías que sean útiles de verdad y para prevenir.

Hoy todo el mundo ha estado alguna vez deprimido, ha visto un marco incomparable, ha cargado las pilas, se ha encontrado a sí mismo, vive la vida, es demócrata y apasionado. Gastamos banalidades como si fueran píldoras de colores con principios desconocidos avalados por sabios. Compramos estas explicaciones como antes compramos otras, sin tener ni idea de su significado.

Es menos cansado, más cómodo, más satisfactorio. Cuando se trata de vender un viaje a un paraíso exótico, no importa mucho. Cuando se trata del mal, de la violencia, del asesinato y de la libertad es peligrosamente estúpido.

Las categorías, además, funcionan como monedas en una máquina expendedora. Un hombre es condenado en conformidad. Es decir, asume hechos. No pueden tratarse de hechos demasiado graves, porque el Estado no castiga hechos graves con una pena de tres meses. Yo he estado ahí. No sabes quién dice la verdad, puede que el tipo mienta y sea un auténtico hijo de puta. O que mienta y no sea un auténtico hijo de puta. Pero creímos que la pena exigía prueba y que, puestos a escoger por un estado básico, teníamos que escoger el de presumir la inocencia de todo el mundo. En un mundo perfecto, esto te protegería (a ti y a todos los ciudadanos, pues ese saldo es el que importa), pero en el mundo real, el de las categorías, todos los actores tienen miedo. En el mundo real basta muy poco para que se invierta la presunción. Muchas veces la simple declaración de quien denuncia. En el mundo real, hacemos tratos en casos de violencia doméstica que no haríamos si el hecho fuese un robo o una estafa. En el mundo real uno dice: aléjate de ella para siempre; si es verdad lo que denuncia, para que no se repita; si es mentira, para que no se repita la denuncia. En el mundo real, la gente repite el error y da una oportunidad a quien no la merece. En el mundo real, vuelves a vivir con ese que te maltrata y anula, y tienes hijos con él.  O en el mundo real, vuelves a vivir con esa que te denunció contando algo sobre un marco incomparable y tienes hijos con ella. O en el mundo real, dos que se han hecho daño vuelven a vivir juntos y tienen hijos. En el mundo real, el fantasma de las navidades pasadas vuelve acompañado por los justos. Aquel pacto, producto de tres minutos de conversación en el pasillo de un juzgado, vuelve, pero esta vez vivías en Gran Hermano y todo el mundo te señala con el dedo y te expulsa de la casa. La moneda ha entrado en la máquina y devuelve una categoría: maltratador. Una categoría que sirve para definir al que da un empujón y al que echa ácido en la cara. A un maltratador hay que quitarle todo, incluso los hijos que nacieron después del maltrato.

Un tipo con la etiqueta de maltratador no puede ser padre; da igual que lo sea por decisión voluntaria de su víctima, tomada después de contarle al mundo que lo era.

A la vez, en la mente de muchos, las falsas categorías se ven sustituidas por otras prístinas, sencillas y manejables. Han visto la luz. Son apasionados y sinceros, amigos de sus amigos y también viven la vida. Tampoco necesitan la complejidad. Estos creen que les estoy dando argumentos y enlazarán esta entrada mientras llaman feminazi a alguien.

 

El respeto escrupuloso por la ley

 

He estado escuchando unas declaraciones de Pedro Sánchez en las que dice, resumidamente, que si la política consistiese solo en el respeto escrupuloso a la ley, gobernarían los jueces y no los políticos. Estas declaraciones las efectúa después de manifestar que, naturalmente, va de suyo que hay que respetar escrupulosamente la ley.

Como ven, la frase en sí parece irreprochable.

Sin embargo, démosle una vuelta. Imaginemos una frase que parece a simple vista mucho más escandalosa: “la política consiste solo en el respeto escrupuloso a la ley”. Si esta frase se sostiene, esto indica que la contraria puede presentar algún fallo (y quizás empezar a indicarnos cuál es ese fallo). Lo interesante es que, analizada, la frase que propongo se sostiene sin problema alguno. Eso sí, para ello es preciso saber en qué consiste respetar escrupulosamente la ley. Y ahí está la cuestión. Parto —no debiera ser preciso explicarlo, pero en los tiempos que corren no queda otra— de la única ley que merece ese nombre: la ley democrática.

Hay un prejuicio muy extendido: la ley, en el mejor de los casos, es un obstáculo justificado. Una especie de freno a la libertad individual y al cambio. No quiero meterme en ciertos jardines (por eso dejo para otro día explicar por qué me parece un prejuicio). La cuestión es que, en realidad, la ley no es un freno de ningún tipo. También forma parte de la ley (del ordenamiento jurídico en su conjunto) la posibilidad de cambio de la ley y las reglas para que ese cambio sea legal. No solo esto, también forma parte de la ley (en el sentido de que la ley delimita el campo de lo legal —admisible— y lo ilegal —inadmisible—) la propia actividad política. La actividad política puede ser legal o ilegal. Supongo que nadie refutará esto. La actividad política legal —y doy por sentado que es a esto a lo que se refiere Sánchez— es un ejemplo evidente de respeto escrupuloso a la ley.

Más aún, los jueces se encargan de hacer cumplir la ley (tras interpretarla, aplicarla y ejecutar, incluso de forma violenta y forzosa, sus resoluciones) cuando alguien no la cumple o cuando surgen discrepancias sobre su sentido recto. Los jueces son un último recurso del sistema. En un mundo perfecto (es decir, con un ley perfecta, sin ambigüedades, y formado por ciudadanos que voluntariamente cumplen la ley), los jueces estarían todo el día cruzados de brazos. Cumplir escrupulosamente la ley es algo que incumbe a todos. Un lugar en el que la política consiste solo en cumplir escrupulosamente la ley no es un lugar en el que los jueces gobiernan. En realidad, es un lugar fantástico en el que los jueces no tienen ningún trabajo.

La frase de Sánchez, tan irreprochable a primera vista, falla, una vez examinada la proposición contraria.

Sí, la política debería consistir solo en cumplir escrupulosamente la ley. ¿Saben por qué? Porque la ley democrática no es una traba, sino una garantía para los ciudadanos. La ley democrática no fija los contenidos de las políticas posibles, sino sus límites. Límites que, además, pueden cambiar legalmente, siempre que los cambios se efectúen conforme a sus reglas. “Mi” frase es mejor porque es la que establece los límites entre lo que debe y lo que no debe hacerse en política.

Voy a terminar con un acto de soberbia: creo que ese “solo” de la frase hará que muchas personas no estén de acuerdo conmigo y, a la vez, creo que habrá personas que estén de acuerdo conmigo por razones equivocadas.

 

Mejor lean a Juan Claudio. Es menos deprimente.

 

Al final de este artículo de Juan Claudio de Ramón se habla del mejor abrazo de la historia del cine. Al leerlo, me ha venido inmediatamente al recuerdo la secuencia final de Como un torrente, la extraordinaria película de Vincente Minelli (¡miren cómo cae Shirley MacLaine!):

Luego, he ampliado el foco, y he pensado que no hay abrazo como el abrazo al recién muerto. He pensado si la metáfora de la vida, del alma, que se va, tan ubicua, no es resultado de la percepción del instante en que se produce un cambio de sentido y dejamos de consumir energía para pasar a convertirnos en combustible. Sinatra abraza el frágil y maravilloso organismo disipativo que lleva un conejo por bolso, porque siente que se ha roto. Deja de consumir energía eficientemente y empieza a fundirse con el fondo de la escena.

 

¡Inconcebible!

 

Queridos amigos, el próximo otoño saldrá a la venta un libro de Tsevan Rabtan, editado por Planeta (tranquilos, no me he convertido en uno de esos futbolistas que hablan en tercera persona).

Explicaré con detalle más cosas cuando se acerque la fecha, pero como ya hay bastantes personas que lo saben, he pensado que era hora de decirlo en este blog. Me ilusiona mucho que alguien haya creído que las historias que cuento merecen la pena hasta el punto de invertir su dinero en ellas.

Algunas personas leen este blog (y antes Rumbo a los mares del sur) desde hace muchos años. Toda la vida he sido un lector. Si escribo es por vanidad, y por la pulsión de soltar eso que se me ocurre o que me acaba de llamar la atención, pero supongo que si no hubiera sabido que alguien me leía habría desistido hace mucho.

Gracias por hacerme caso.

 

¿Alguien me lo explica?

 

No tengo una opinión fundamentada sobre la gestación subrogada porque no he pensado gran cosa sobre el asunto, aunque por defecto mi postura siempre es la defensa de la libertad. Por tanto, por defecto y de partida, mi posición es que una mujer pueda decidir utilizar su cuerpo como incubadora del feto de otros y preciso argumentos para que se prohíba. También, por defecto, mi yo legalista prefiere que cualquier práctica no prohibida se regule con claridad, y que se permita y estimule la documentación de los acuerdos basados en la autonomía de la voluntad. Vamos, que siempre es mejor un contrato con sus cláusulas y un listado de derechos y obligaciones. También, por esta razón, creo que la prostitución debe ser legal, regularse y convertirse en una actividad sometida al derecho laboral, a las normas sobre seguridad social y a las fiscales. Naturalmente, cualquier forma de imposición debe estar proscrita y ser perseguida de forma radical. También creo que los argumentos sobre la dominación encubierta que lleva a alguien a prostituirse (como fundamento de una prohibición) son una forma de enmascarar nuestras posiciones morales (y nuestras fobias). La mayoría de las actividades importantes realizadas por los seres humanos se encuentran condicionadas de forma más o menos intensa. Entre ellas, la práctica totalidad de los trabajos. Sin embargo, pasa que a muchos nos cuesta entender que haya gente que haga “ciertas” cosas, y necesitamos una explicación extrínseca. Esto vale para la mujer que se prostituye, pero también podía valer para cualquier conducta “mal vista” (en algún tiempo pasado o lugar), como, por ejemplo, la homosexualidad. O el aborto. Tengo tendencia a sospechar de esas justificaciones. No puedo evitar pensar que se dirigen, no tanto a hacer el bien, como a tranquilizar las conciencias de los que no comprenden que la libertad de los demás consiste también en que puedan hacer aquello que nosotros no haríamos y que nos repugna.

No pretendo, no obstante, desarrollar mucho lo anterior, porque aún ando pensando en ello. El motivo de esta entrada es otro. Creo que un factor que lleva a muchas personas a condenar ciertas actividades es la presencia del dinero. El dinero se convierte en la clave para que algo admisible se convierta en inadmisible. Parece que lo altruista es bueno, mientras que el intercambio es pecaminoso. Lo altruista es difícil de comprender, claro está, sobre todo en el supuesto de comportamientos heroicos; por eso es tan alabada (y por eso llevan los biólogos décadas planteando hipótesis que explique un comportamiento aparentemente antievolutivo). Sin embargo, ¿por qué se ha admitido tradicionalmente el matrimonio de conveniencia? Nunca he comprendido la diferencia entre la prostitución y las relaciones estables (incluso con descendencia) basadas en el interés económico, la seguridad o el estatus. Y han sido mayoritarias. Y hoy seguramente continúen siendo frecuentes. ¿Por qué el dinero no mancha las relaciones personales cuando se extienden en el tiempo y sí cuando son fugaces? Aclaro: esta pregunta no busca una respuesta del tipo emic, sino del tipo etic. No pretendo que me expliquen por qué lo vemos así, sino por qué hay una diferencia y cual es (si es que realmente existe).  

Nunca he obtenido una respuesta satisfactoria. Quizás ustedes tengan alguna.

 

Preguntas y respuestas

 

¿Votan los catalanes?

Claro. Constantemente. Desde la muerte de Franco han votado en decenas de elecciones democráticas: europeas, generales, autonómicas y municipales.

¿Deciden los catalanes?

Claro. Constantemente. Más aún cuando el poder territorial está tan enormemente descentralizado como en España. Y ni siquiera es cierto que pueda decirse que las decisiones “más” importantes correspondan al parlamento español o a su Gobierno. Muchas decisiones esenciales se adoptan ya en la Unión Europea. Muchas decisiones esenciales (y gestión de recursos) corresponden a las Comunidades Autónomas. El poder está muy repartido.

¿Deciden los catalanes sobre Cataluña?

Más que sobre ningún otro lugar. El parlamento catalán y el Gobierno catalán se eligen exclusivamente en Cataluña.

¿Deciden los catalanes exclusivamente sobre Cataluña?

No, Cataluña forma parte de España y de Europa. Los restantes europeos y los restantes españoles también decidimos sobre Cataluña al escoger representantes en España y en Europa. Los catalanes también deciden sobre el resto de España y sobre el resto de Europa, por la misma razón.

¿Es eso lo que quieren los secesionistas, que los catalanes decidan exclusivamente sobre Cataluña?

No, qué va. Constantemente (salvo una minoría) afirman que quieren “seguir” en la Unión Europea. De hecho, sostienen (contra toda evidencia) que Cataluña seguiría en la Unión Europea pese a una secesión (incluso unilateral). Es decir, que admiten que los catalanes no decidan sobre un montón de cuestiones (muchas más de las que el ciudadano medio imaginaría).

Entonces, si los catalanes ya votan, ya deciden e, incluso tras una secesión conforme al escenario secesionista, no podrán decidir sobre todo, ¿qué quieren los secesionistas?

Los secesionistas no quieren nada de España o del Gobierno de España. Lo que buscan es privarnos a los españoles de un pedazo de nuestro patrimonio común. A todos los españoles. También quieren privar a los catalanes (secesionistas o no) de su patrimonio como españoles. Este es un patrimonio material e inmaterial y no se refiere solo a los recursos. El patrimonio inmaterial comprende también la existencia de un Estado democrático construido sobre la ley (de no existir esta, no sería democrático) y sobre la idea de ciudadanía igual en derechos y obligaciones. Como patrimonio que es, está repleto de activos y pasivos, de éxitos y fracasos, de contradicciones, incluso de señas de identidad contradictorias. Tras una secesión, los españoles (catalanes o no) ya no somos españoles, pues a todos nos faltaría una parte esencial de lo que que nos define como tales. Seríamos otra cosa.

Pero ¿no has dicho siempre que querrías ver cómo España desaparece para convertirse en una parte de un Estado europeo?

Sí, claro. Pero hay también aquí una flecha, una dirección de la historia correcta. En esa dirección no se desune lo unido para que después las partes desaparezcan en algo más grande y mejor. En esa dirección, lo unido se une en algo más grande y mejor, y desaparece para siempre. La operación secesionista es un sinsentido solo explicable como expresión de esa forma de sentimentalismo perverso llamado nacionalismo, que aplicado a la política ha sido la fuente de tanta muerte y destrucción. El ciudadano concreto no gana nada con una operación así: su poder está tan diluido como lo está ahora mismo.

Eso lo dices porque tu nacionalismo ya tiene su Estado: España.

No en mi caso, pero incluso aunque sí lo fuera en el caso de muchos españoles, una vez España es un Estado democrático, regido por una Constitución democrática, los accidentes de la historia que desembocan en esta realidad son los que son y es estúpido generar otros artificialmente para satisfacer las ansias infantiles por las utopías. Al contrario, lo inteligente es ser capaz de superar cualquier forma perversa de nacionalismo, construyendo un lugar en el que pudiera vivir todo el que admita determinadas reglas de convivencia basadas en la ley, la libertad y los derechos humanos, hable en el idioma que hable, rece o no, dance como dance. Por suerte, vivimos en el lugar que ha generado la tradición intelectual más cercana a ese modelo hacia el que se dirige inexorablemente la historia (por muchos imbéciles y fanáticos que no se quieran enterar) y aquí podríamos dar ese paso histórico, modelo futuro para los demás. Estas ansias no las satisfacen las “naciones culturales”, ese residuo folclórico.

Pero ¿tan grave es dejar que en este caso los catalanes decidan en exclusiva romper con España?

Sí, lo es. Y la propia pregunta lo demuestra. Los catalanes no romperían con España: romperían España. Una parte se arrogaría la capacidad de decisión que corresponde a todos. Una decisión así sería estúpida incluso adoptada por todos, tras una reforma de las leyes que nos dimos en 1978; una decisión así, adoptada solo por las catalanes, sería una arbitrariedad, un privilegio, que haría al español de vecindad administrativa catalana mejor que a los españoles de otros lugares. Sería ilegal y antidemocrática. Sería el equivalente al voto censitario, al voto solo masculino, al voto solo de los blancos. Sin embargo, se está vendiendo precisamente como la expresión de un ejercicio democrático. Esta es su perversión. Y, además, ¿para qué?

¿Como que para qué? Para tener su destino en sus manos.

No existe ese sujeto llamado los catalanes. No existe ese sujeto llamado los españoles. Cuando se usan se parte de una ficción radical que sirve para legitimar la acción de gobierno. El demos es una construcción. Esta es otra de las mentiras: cada ciudadano catalán concreto (con sus preferencias y su manera de ver el mundo), como individuo, puede tener más afinidad por otros ciudadanos europeos de fuera de Cataluña que por algunos de sus vecinos de comarca. Más aún cuando las diferencias son mínimas (aunque tendamos a no darnos cuenta) en Europa. Los nacionalistas, naturalmente, las exacerban. Ese es su juicio, racista en el fondo, ya que cree en la existencia de rasgos que se mantienen en el tiempo y que son resultado de un algo inefable, nacido de la raza, la historia y las piedras. Su fuerza es resultado de la naturaleza tribal del ser humano, que ve en el color de la piel, por ejemplo, una diferencia básica, porque se muestra, aunque el análisis genético nos demuestre lo contrario. Un catalán en una Cataluña secesionada no tendrá en sus manos su destino más de lo que lo tiene ahora. Y no tendrá más derechos, como individuo, de los que tiene ahora.

Entonces explícame por qué tantos millones de personas, muchas de ellas instruidas y expertas en muchas materias, se apuntan a una idea que para ti es idiota y antidemocrática. ¿No admites que puedes estar afectado por tus propios sesgos?

Naturalmente, siempre hay que admitir esa posibilidad, pero permite que analice tu argumento: muchas personas, algunas de ellas expertas, apoyan una idea y por eso la idea puede ser admisible, lógica, racional y benéfica. Por desgracia, la historia de la humanidad nos demuestra que personas con ese mismo perfil, en ocasiones, han apoyado activamente, por los motivos más variados, a regímenes, a gobiernos, a movimientos políticos que, con el tiempo, se han mostrado como dañinos, incluso como gravemente criminales. De hecho los historiadores se dedican habitualmente a mostrarnos las claves de ese comportamiento tan perturbador. Simplemente por esta razón, el argumento pierde su fuerza. Ya ha pasado antes que profesionales y expertos ayuden a las naciones a precipitarse en la ignominia y el mal. Si sucede en esos casos extremos, ¿por qué no va a suceder en otros de menor gravedad? Por cierto, los casos extremos siempre se producen tras una ruptura violenta con la legalidad. Es fácil comprender por qué: cuando se rompe la ley y se apela a una voluntad en bruto (sin reglas previas válidas para su formalización) se abre la puerta a toda arbitrariedad. Hace poco se ha sabido que una serie de personas proponen la secesión de Barcelona y Tarragona dentro de Cataluña. Rota la ley, ¿por qué no? Alguien dirá: porque toda Cataluña es una nación. Pero, ¿esto dónde lo pone? ¿en otra ley, en un estatuto de origen “españolista” -pues lo parió la Constitución española-, en una constitución catalana que no recoja las “legítimas aspiraciones de los ciudadanos de Barcelona y Tarragona”? Frente a esto, ellos dirán, es fácil saberlo: votemos, decidamos, que hable la democracia. Eso sí, que voten solo los de Barcelona y Tarragona, añadirán. La voluntad bruta por encima de la ley, admitida una vez, no puede ser repudiada por los que la utilizaron.

Vamos, que al final pasará lo de siempre. Terminaréis usando la fuerza.

No sé lo que pasará. Puede que se use. La fuerza es un recurso legítimo monopolizado por el Estado. Espero que no se llegue ahí. No obstante, si se usa, no la usaremos “nosotros” contra los catalanes: la usarán los catalanes (entre otros) contra los que quieren torcer el imperio de la ley democrática. La usarán los ciudadanos contra los golpistas.

 

Nosotros, los elegidos

 

Como no me fío ni de mi fallecido progenitor, al leer que la autodenominada Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón, “rechaza” la donación efectuada por la Fundación Amancio Ortega para la adquisición de aparatos para el diagnóstico y prevención del cáncer, he pensado que a lo mejor se había malinterpretado y que simplemente querían hacer hincapié en la necesidad de una financiación pública mejor de la sanidad. Pero no, este es el comunicado. Extracto algunas frases (si tienen valor, léanlo entero):

(…) Nuestra Comunidad no tiene que recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad. (…)

Hay que ser muy imbécil para decir algo así. Imbécil sin remisión. No voy a comentarlo. Hay que ser también muy imbécil para no darse cuenta de que esa frase solo la puede decir un imbécil.

Menos aún de quien siendo el mayor accionista de una de las mayores empresas y fortunas personales del Estado tendría que demostrar no su filantropía sino su obligación de contribuir al erario público de forma proporcional a sus beneficios y en la misma proporción que el resto de los contribuyentes.

El imbécil apuesta aún más alto, como ven. “Menos aún”, dice. ¿”Menos aún” que todos los demás, ya que no aceptan la generosidad o el altruismo de nadie? Todo para no decir la verdad, que les jode que el altruismo provenga de un señor que es muy rico. Esa es la estructura profunda de la frase, aunque no muy profunda, como ven —¿qué será eso de demostrar la obligación?—. Además, vienen a decir que ese señor no tiene que ser generoso, sino que tiene que pagar sus impuestos “en la misma proporción que el resto de los contribuyentes”. ¿En la misma proporción? ¿no más? ¡Joder, estos imbéciles quieren que pague aún menos dinero! Lo curioso es que —vean hasta qué punto son imbéciles— como no pueden decir que pague menos de lo que tiene que pagar según la puta ley democrática que resulta del voto del “resto de los contribuyentes” y de algunos que no contribuyen con nada, la consecuencia es que, aunque pague todo lo que tenga que pagar, no le admiten su “filantropía”. Es decir, que asumen que este señor, como es rico, no puede regalar nada y todo lo que quiera regalar es una obligación y hay que rechazarlo para que quede claro que es una obligación.

Sobre algunas “Fundaciones filantrópicas” como la Fundación Amancio Ortega

Si tan preocupada está por la salud, teniendo en cuenta que su ropa se elabora en gran parte deslocalizada en países como Marruecos o Bangladesh, que mejore las condiciones de trabajo de las personas que directamente o mediante subcontratas trabajan en condiciones de explotación y grave riesgo para su salud y su vida, y que trabaje para corregir las violaciones de los derechos humanos que se producen en la cadena de producción textil. Todavía está muy fresco el recuerdo de la tragedia del Rana Plaza, cerca de Bangladesh, con 1.134 muertos y más de 2.500 heridos

Defendemos el derecho a la salud de todos y todas las personas. Y la salud depende de sus determinantes sociales, como la alimentación, el trabajo, la vivienda, el medio ambiente, etc.  Le sugerimos, que el lobby textil se una a la iniciativa legislativa recientemente aprobada en el Parlamento Europeo para obligar a los proveedores de esta industria  que abastecen a la Unión Europea, a respetar los derechos humanos de sus trabajadores en todo el mundo. Si quiere pasar por empresa ética es en ese nivel donde tiene que demostrarlo y no ofreciendo regalos a quienes no le aprietan las clavijas fiscales.

Estos dos párrafos son muy significativos. Imaginemos que asumiéramos lo que dicen, aunque son dos párrafos llenos de trampas: ¿qué tiene que ver esto con la donación de millones de euros para la sanidad española? Salvo que se quiera decir que puede donarlos gracias a que joden a los ciudadanos de otros países y que la sanidad española debería, a su vez, donar estos millones de euros a Marruecos o Bangladesh. ¿Es eso lo que quieren decir? Porque si no es eso, hay un mensaje alternativo perfectamente compatible, pero no imbécil: “agradecemos a la Fundación Amancio Ortega esta donación, a la vez que denunciamos que puede mejorar las condiciones de trabajo de las fábricas en países del Tercer Mundo de las empresas y sociedades de las que se nutre”. No se dice, porque su discurso es ideológico. Tanto lo es que hacen una exhibición:

Sobre la penetración de la ideología neoliberal en la utilización de la tecnología médica

En un contexto de presiones (publicación de estudios en los que se señala la gran obsolescencia de los equipos de diagnóstico, monitorización y terapia en la sanidad pública) por parte de la patronal de empresas de tecnología sanitaria, Fenin, surge el “Plan Renove” de Tecnología Sanitaria anunciado por la ministra de Sanidad (ya se está gestando en colaboración con el Ministerio de Hacienda).

En estas circunstancias, hay que valorar la oportunidad y necesidad de este Plan multimillonario y del “regalo tecnológico” del Sr. Ortega al SALUD aragonés. Si lo que interesa es la mejora de la salud, hay que tener en cuenta el impacto de los aceleradores lineales, mamógrafos y otro aparataje sobre la salud de las personas.  Hay despilfarro, mala utilización de la tecnología, bajo rendimiento y efectos adversos por exceso relativo.  Por eso, es necesario calibrar  su adecuada utilización y sobre todo, insistir en otras políticas de carácter social de las que depende en gran medida la salud, especialmente como consecuencia de la crisis económica, las políticas neoliberales y los factores demográficos.

Las máquinas, la tecnología, son malas. Por eso los ricos (los de todo el mundo), cuando tienen cáncer las usan. Porque son también imbéciles. Nada de tecnología: contra la enfermedad lo mejor es una buena dieta y lecturas adecuadas. Una buena lectura es el propio documento:

Sobre los Determinantes Sociales de la salud

En esta fase de desarrollo de nuestro Sistema Sanitario, éste solo contribuye en un 11% a la salud. El resto depende de la biología humana, el ambiente o el estilo de vida, la alimentación, la vivienda, el trabajo, las ayudas sociales, etc. condiciones cada vez más deterioradas con las políticas de recortes y con la creciente desigualdad producida por las políticas neoliberales.

No es de recibo que se siga incrementando la carrera de la tecnología, que se dediquen costosos recursos que casi solo favorecen a la industria, mientras que muchas familias carecen de lo más elemental para poder conservar su salud. Las inversiones más rentables son preventivas. Las autoridades sanitarias suelen cargar con los programas de cribado y la promoción de hábitos saludables, pero olvidan lo más importante, mejorar las condiciones de vida de las personas. En este sentido, son muchas las organizaciones que insisten en advertir de la influencia en la salud de la extensión y persistencia de la pobreza en nuestro país, la precariedad, la exclusión y el incremento de las desigualdades. El 1% de la población española con mayor patrimonio acaparaba en 2016 más de una cuarta parte de la riqueza del país, mientras que el 20% más pobre se quedaba con un 0,1%. Casi 700.000 hogares (1,3 millones de personas) no tienen ningún ingreso. El desempleo en 2016 era del 19,6%, el doble de la media de la CE y el mientras que el poder adquisitivo de los trabajadores ha bajado un 10%, el valor de las acciones empresariales se ha multiplicado por 5 en los últimos 25 años.

¿Ven? Esta gente no habla de la sanidad pública. Porque todos sabemos lo que es la sanidad pública. Algo bien concreto. No, los iluminados estos hablan del paraíso. Empiezan criticando que se donen aparatos de esos a los que se refiere la SEOR, —que describen un déficit de la sanidad española en una serie de aparatos específicos— para luego hablar del neoliberalismo, la malvada industria, la carrera tecnológica y la segunda venida de Cristo.

Sobre los recortes

Lo primero que debe hacer el Gobierno de Aragón es instaurar medidas para recuperar el derecho universal a la salud perdido desde el RDL 16/2012 y el RD 1192/2012 e instar para ello al Gobierno Central (que retiró 873.000 tarjetas sanitarias además de otros recortes y copagos/repagos).  Esta reforma afectó y afecta en especial, a los grupos más vulnerables: inmigrantes en situación irregular, personas de escasos recursos con enfermedades crónicas, a desempleados y en paro de larga duración que permanezcan fuera del Estado español por más de 90 días.

¿Lo primero que debe hacer el Gobierno de Aragón? No, hombre, eso es lo segundo. Lo primero que debe hacer es rechazar la pasta de la Fundación Amancio Ortega. De hecho, ya está tardando. Da igual que ese dinero a lo mejor libere recursos para después mejorar otras áreas de la sanidad aragonesa.

También nuestro Gobierno de Aragón debe solucionar de forma urgente las carencias que desbordan centros y profesionales, falta de material, bajas que no se reponen, no se cubren descansos, cierres de camas… y el fraude que supone que haya listas de espera de varios meses incluso de años, para determinadas pruebas o para determinadas consultas

Naturalmente, si la Fundación Amancio Ortega dona dinero para, no sé, comprar camas, o para contratar más enfermeras, tampoco le aceptaríamos esa pasta. Ya lo dicen al principio del comunicado.

Sobre la pretendida colaboración “público-privada”

Estamos hartos y hartas de escuchar el mantra de la “colaboración público-privada” como solución a los problemas sanitarios, cuando en realidad supone un encarecimiento de la sanidad por estos procesos privatizadores. Una muestra de esto la tenemos en el CASAR aragonés (fórmula público-privada) con la MAZ, que ha dejado una factura a pagar por las arcas públicas de unos 18 millones de euros, además de múltiples irregularidades en la gestión

¿Ven? De nuevo el problema ideológico. ¿Cómo se encarece la sanidad pública aceptando 320 millones de euros donados? ¿Por qué mezclan la velocidad con el tocino? Es simple, porque la sanidad pública les importa una mierda; ellos solo trabajan para que llegue el paraíso a la tierra, un paraíso sin carrera tecnológica, en el que se atarán perros con longanizas y la gente vivirá 150 años gracias a métodos de vida saludables y a un uso inteligente de las estadísticas (esas sociedades incipientes son fácilmente localizables: son esas en las que los problemas desaparecen porque siempre hemos estado en guerra con Eurasia). Esas en las que no hacen falta medicamentos.

Ya no sigo. No les voy a la dar la murga con las farmacéuticas o la reforma laboral (sí también hablan de eso).

Al principio de esta entrada hay una pequeña trampa. He dicho que el documento está escrito por imbéciles. Es una forma de manipularles a ustedes, lectores. En realidad hay una explicación alternativa. Los que escriben el documento no son imbéciles; solo piensan que los imbéciles son ustedes y que no se darán cuenta de lo que pretenden decir en realidad: que no hay que aceptar ese dinero de Amancio Ortega porque lo que hay que hacer es quitárselo. Pero no una parte: todo. Y que hay que acabar con la puta propiedad privada, que es el origen de nuestros males, salvo cuando se trata de su peine o de una colección (modesta, eso sí) de discos de música popular albanesa. Lo que pasa es que no se atreven a decirlo tal cual, así que mienten, a ver si el mensaje cuela por la vía del resentimiento.

Naturalmente, el mensaje evangelizador y apocalíptico no se refiere a la sanidad. Como si a esta peña le importase que usted en concreto, o su madre, su padre, o alguno de sus hijos, o ese amigo del alma, padezcan cáncer y puedan curarse. Esa peña es mejor. Ellos no velan por un tipo concreto. No velan por la sanidad o el trabajo o la cultura o los niños. Ellos velan por la Humanidad. Así, en mayúsculas. Así, en abstracto. Y no dejan que un accidente los aparte de su objetivo.

¿Crees eso? ¿En serio?

 

Nos cuesta darnos cuenta de que alguien que nos cae bien ha perdido el rumbo. Puede caernos alguien bien aunque no compartamos sus opiniones, eh. Siempre he pensado que en esto de los afectos lo insalvable es más la manera de articular esas opiniones que su contenido. ¿Usted también conoce a un gilipollas que piensa casi exactamente igual que usted, verdad? A eso me refiero.

El caso es que un día descubres que esa persona que te cae simpática empieza a dejar caer cosas raras. Las justificas porque son pocas o porque siempre ha sido un poco trol, pero luego se hacen más frecuentes. Las madres siempre nos indican el camino, así que empiezas a sospechar de las malas compañías. Y lo ves con gente que no conoces o de la que te burlabas. Ves que enlaza a ese trolero, a aquel extremista, a ese otro chiflado. Ciertos asuntos empiezan a convertirse en recurrentes y, dentro de esos asuntos, consignas y tics que demuestran que empieza a asumir un discurso que aborreces. A veces, si preguntas (con cuidado, que es colega), te tranquilizas porque te contesta que sí, que sabe que ese tipo es un extremista, que aquel está como un cencerro y que eso que ha enlazado o retuiteado es una exageración o una trola. Pero luego insiste, y empiezas a sospechar que sus excusas son falsas. Que no le parece tan extremista, quizás solo políticamente incorrecto; ni tan chiflado, quizás solo apasionado; ni tan embustero: “todos manipulan, pero este al menos no miente en lo esencial”.

Un día descubres que tu colega no se dedica a epatar al personal, sino que realmente piensa así y se alimenta de basura, que engulle con satisfacción. Ya no reconoces en él a ese tipo que te caía bien, aunque dijese a veces alguna burrada.

Si el día que haces ese descubrimiento te preguntas si tu colega piensa de ti exactamente lo mismo que puede usted leer en los párrafos anteriores, estimado lector, cambiando algún matiz sin importancia, estarás a salvo. Él quizás ya no. Cuando hagas este descubrimiento es probable que lleve tiempo viéndote como una rémora, si no como un enemigo.

El mal prospera así. Llenándonos de certezas.