¿Saulo, Saulo, por qué te han inventado un caballo?


Leo una entrada de Santiago González sobre la cosa etarra y gubernamental en la que afirma:

Saulo de Tarso salió de Jerusalén, camino de Damasco. Llevaba con él una orden del Sanedrín para detener a los cristianos de la ciudad. Una luz cegadora le derriba del brioso caballo que montaba y una voz bien modulada le dijo desde lo alto: “Saulo, ¿por qué me persigues?”

¡No, no puede ser! ¡Otra vez! Así que, para escribir esta entrada voy a la wikipedia y leo:

Pablo de Tarso había recibido el mandato de las autoridades judías de perseguir a los cristianos de Damasco. Mientras cabalgaba a ese destino, un resplandor del cielo (que sólo el vio) le hizo caer del caballo dejándolo ciego, mientras se oía una voz que decía Saulo, Saulo, por qué me persigues (Saulo era su nombre hebreo y Pablo su nombre romano).

¡Y no doy crédito!

No. No. Y no. Estoy harto de que se inventen lo del caballo. Llevan siglos los cronistas, los pintores, los escultores, ¡todo el mundo lleva siglos!, inventándose el caballo. Coño, que uno puede ir andando y caerse al suelo.

Hechos de los Apóstoles 9:

9 Mientras tanto, Saulo no dejaba de amenazar de muerte a los creyentes en el Señor. Por eso, se presentó al sumo sacerdote, 2 y le pidió cartas de autorización para ir a las sinagogas de Damasco, a buscar a los que seguían el Nuevo Camino, tanto hombres como mujeres, y llevarlos presos a Jerusalén. 3 Pero cuando ya se encontraba cerca de la ciudad de Damasco, una luz que venía del cielo brilló de repente a su alrededor. 4 Saulo cayó al suelo, y oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?»

5 Saulo preguntó: «¿Quién eres, Señor?» La voz le contestó: «Yo soy Jesús, el mismo a quien estás persiguiendo. 6 Levántate y entra en la ciudad; allí te dirán lo que debes hacer.»

7 Los que viajaban con Saulo estaban muy asustados, porque habían oído la voz pero no habían visto a nadie. 8 Luego, Saulo se levantó del suelo; pero cuando abrió los ojos, no podía ver. Así que lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco. 9 Allí estuvo tres días sin ver, y sin comer ni beber nada.


Anuncios

25 comentarios en “¿Saulo, Saulo, por qué te han inventado un caballo?

  1. [1] ¿Dónde dice que se cayera de ningún sitio, eh? Mäs aún, le diré que hay buenas razones para pensar que iba a pie. Pero sé que estoy solo en esta lucha de siglos por la verdad.

  2. Yo siempre había oído lo de la caída del caballo. Pero queda claro que no.
    Y ahora, por favor, vean esta famosa escena. La primera vez que vi la peli no reparé en ella. Pero como luego la volví a ver en repetenses ocasiones, no he podido evitar mi sorpresa de que nadie haya reparado en el (¿se le puede llamar gazapo?) Les doy una pista: ¿se imaginan que se fusilase como se cargan a ese indio? O todos los del pelotón son unos expertos o…

  3. Y ya puestos… ¿Qué pasa con la manzana de Eva? ¿Dónde huevos está escrito nada de manzana ni de fruta alguna?

    ………………..

    2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer;
    2:17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.
    ………………..

    3:1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?
    3:2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;
    3:3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.
    3:4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
    3:5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
    3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.
    ……………………

    A ver… ¿dónde está la manzana dichosa, que yo no la veo?

    “sé que estoy solo en esta lucha de siglos por la verdad”, dice Tse.

    Yo también, con lo de la manzana. Y con lo de las “cuádrigas”, a no decir. Me licantropizo cada vez que oigo o leo esa esdrújula.

  4. No está solo. La propia Wiki aclara que: “En las obras de arte y en la creencia popular se tiene la imagen de que Pablo se cayó de su caballo, cuando ni en las epístolas ni en los Hechos de los Apóstoles se menciona una caída de un caballo y, es más, pudiera tratarse de un anacronismo”.

  5. Créame, Tse van rabtan que yo no trataba de dar una clase sobre los hechos de los apóstoles. La cuestión de la caída del caballo ha pasado a ser un tópico coloquial. El arte y la literatura han retratado a Saulo cayendo del caballo. Como escribió mi querido amigo Belosticalle en mi blog el 1 de marzo de 2009, ni siquiera San Pablo dio una versión única:

    “El mismo Pablo da sus versiones en idénticas palabras, precisando que fue “alrededor de mediodía” (22: 6-7). Curiosamente, cuando el apóstol cuenta la misma historia ante el rey Agripa (26:13-14) pretende que el fenómeno (iluminación y caída a tierra) no le afectó sólo a él, sino a todo el grupo de viajeros.

    Se dirá que, viajando de Jerusalén a Damasco (250 km, 7 jornadas), lo lógico es que no fuese a pie. Vale. Pero sin perder de vista que en el arte bizantino no hay caballo, y en Occidente las caídas de caballo datan del siglo XIV.”

    Yo había respondido así el sábado por la noche a un tal Bate que me hizo la misma observación: http://santiagonzalez.wordpress.com/2012/04/28/ah-la-hemeroteca-no-hemos-cambiado/#comment-82594

    ¿Qué le hace pensar, querido Tse, que yo quería hacer un relato biográfico sobre San Pablo? La Biblia, como fuente de información para establecer los hechos falla más que wikipedia. Yo me desencanté mucho al saber que en realidad el tal Jesús de Nazareth debió de nacer entre los meses de marzo y diciembre de un año de nuestra era comprendido entre el 4 y el 8. ¿Por qué no me ha de gustar más la tradición posterior, literaria y pictórica? Tal como explicaba el sábado lo de Antioquía, la burra y las actas de reinserción es un postizo que yo le añadí al relato, perdone que no me importara la fidelidad a un relato que, por otra parte, era también inexacto con toda probabilidad.
    “Cuando los hechos se convierten en leyenda, imprime la leyenda”, decía el director del Shinbone Star al senador Stoddart en ‘El hombre que mató a Liberty Valance’. Sobre todo, cuando ni siquiera San Pablo tenía una única versión sobre los hechos.

  6. ¡Pero bueno! Que hay versiones de todos los colores, caballeros. Apócrifas, gnósticas, canónicas…

    Vean, a propósito de medios de transporte, cómo los mismísimos Judá Ben-Hur (en su Nick de Quinto Arrio Jr.) y el tribuno Messala, antes de utilizar sus
    cuadrigas (observen que lo he escrito bien; el día que no lo haga será el fin), estuvieron discutiendo acerca de la posibilidad de utilizar este otro vehículo para su importante prueba deportiva (1)

    (1)La sigue ganando el judío, cada vez que se repone el film de Wyler. Me fue contado de quien, tras una cena copiosa donde se libó en abundancia, al irse a casa con la cuadrilla y ponerse a ver la tele, en la que pillaron la secuencia de la carrera, apostó cinco machacantes de los de entonces a que esa vez ganaba Messala.

  7. Creo que ninguno tiene razón. Saulo no iba ni a pie ni a caballo, sino montado en una burra. De ahi el dicho popular: “Caerse de la burra”.
    Lo que pasa es que sus discípulos lo encumbraron a la condición de caballero cuando se hicieron iglesia en vez de secta…
    Que “Los Hechos…” no lo digan no es prueba de nada. Se lo dice el judío errante…

  8. A mí me parece que Tsevanrabtan debe pedir perdón a todos los españoles. Y Santiago González también. ¡Jasanta, qué gente hay por el mundo! Hombre-por-Dios.

  9. “Se dirá que, viajando de Jerusalén a Damasco (250 km, 7 jornadas), lo lógico es que no fuese a pie”
    ———————————————

    los marchadores del montón hacen 35 km en 6 horas por monte, con el triple de desnivel que hay entre esas ciudades… todavía hay abuelitos que les ha pasado el motor de explosión de refilón por sus vidas y cuentan caminatas atléticas… hay ensayos muy interesantes sobre el bipedismo y la capacidad humana de andar prácticamente de forma ilimitada…

  10. por cierto… los antropólogos han vinculado el desarrollo cerebral con el bipedismo mediante una curiosa teoría de la refrigeración del cabezón que tenemos… Tse puede corroborar, que se ha leído “Nuestra especie”

  11. [20] Hombre, siete leguas en una jornada de seis horas exige unas botas como las del Marqués de Carabás, y esas no las tienen los “marchadores del montón”…

  12. Oigan, ¿la manzana de Eva era la misma que la de Newton? Es que si era la misma, con el paso del tiempo y lo poco que aguantan las manzanas, menos aún si está mordida, a mí no me cuadra, la verdad. Y si era otra manzana, ¿de qué variedad eran una y otra? ¿Sería la historia de la humanidad igual si la manzana que mordió Eva era golden, verdedoncella, starkey o reineta? ¿Es acaso la constante de gravitación universal la misma para cada una de las variedades antes citadas? ¿Y la sidra, al ser zumo concentrado de manzana, pesa lo mismo que tantas manzanas como se estrujan pero en menos volumen? ¿Y si la manzana se la comió el caballo inexistente de Saulo en lugar de Eva? ¿Eh?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s