Dinero de todos

CASO 1

Supongo que todos nos hemos topado, tras abrir el diario, una página completa con la imagen de una película que se espera que vayamos
a ver cuanto antes. O contemplado lo mismo en una valla publicitaria. Una película cuesta mucho dinero y quienes lo ponen están dispuestos
a gastarse lo que haga falta para que la gente sepa de la existencia del producto. Pero qué pasa cuando con dinero público se imita a las
grandes productoras con publicidad en vallas y medios de comunicación. Porque eso hace TV3 gastándose lo que haga falta también (insertando publicidad en La Vanguardia, El Periódico, Avui, El Punt, Adn) para promocionar la emisión de una película (pongo el ejemplo de “300” pero lo ha hecho muchas más veces, incluso colocando vallas publicitarias).


“300” a página completa en los diarios del viernes 26.03.10

CASO 2

El día 27 de febrero ya se podía leer la información que avisaba a los viajeros que dentro de un mes seis paradas de metro dejarían de ser operativas y el trayecto entre ellas debería hacerse en bus. El sistema se repite aproximadamente una vez al año para realizar tareas de mantenimiento.

En día sucesivos, y por si alguien no se hubiera enterado, han ido colocando en los andenes estos paneles informativos en los que se repite la información de las pantallas.

El sábado 20 comenzaron a florecer inútiles informadores, como el que se ve, dedicados a repartir folletos en los que se redundaba sobre el mensaje de la pantalla y de la pared de los andenes. ¿Resultado? El suelo alfombrado de los pepelitos que los educados usuarios depositaban una vez leídos. (Una pena no haber podido fotografiar la orgía papelera.)

El sábado 27, día del apagón en las estaciones, todas ellas disponen de informadores que te avisan de que no puedes bajar a los andenes y que el trayecto has de hacerlo en bus (hay una parada al lado y generalmente con bastante gente esperando que podría informarte). Conclusión: desde el día 27 de febrero la gente ya se se pudo informar sobre el cierre de las estaciones. La contratación de empleados/informadores y la impresión de folletos me parece un despilfarro obsceno impropio de los tiempos que corren.

Provocación

Este fin de semana publicaban varios diarios crónicas coincidentes sobre no sé qué reunión que, a costa de su bolsillo, lector incauto, ha tenido lugar en Valencia. Para la prensa el interés de la cosa radicaba en el enfado entre la alcaldesa anfitriona, una mujer dura con redaños para estar al frente de lo que sea menester, incluso un batallón de coraceros prusianos, y la esquelética vicepresidenta, la que según los gazmoños adictos a dar coba al poder representaría el lado trabajador y capaz del equipo del Azote del Páramo. Lo cierto es que su enfrentamiento es cosa menor, porque al final ambas disfrutaron de la fiesta que Ud. y yo pagamos, un totum revolutum de señoras vestidas con sayones multicolores que danzaron sin recato exhibiendo contornos adiposos a la par que declamaban los mantras progresistas al uso.

Para que el gozo de colectivistas de izquierda y derecha fuera mayor, compareció el Gran Inane. Llegó, saludó, feliz consigo mismo, aunque le van creciendo las bolsas bajo los ojos -será por la realidad que le va sitiando- y provocó. Claro que sí: es que es un provocador, que vive de ello y de que entren al trapo por ambas manos unos y otros. Y cita desde los medios, oigan, que pudor no le sobra. Juró el sujeto que aunque se tambaleen los cimientos de Occidente jamás prescindirá del negociado de la Intelectual Orgánica del Régimen, que al parecer lo de la dotadísima experta en flamenco (esa que aún se sorprende a sí misma cada viernes compareciendo en el Consejo de Ministros), es asunto de ringo rango que ilumina el torpe camino de los españoles y será fanal del Universo Mundo, para que las naciones ibéricas recobren el puesto de luminaria global que perdieron cuando Pasionaria se fue con sus monsergas a aburrir a la estepa rusa.

Claro que lo mío es resentimiento de especie en trance de extinción.

Quiero ser político

Quiero ser político. Lo admito. Jamás pensé que pudiera rebajarme a
considerar la posibilidad de afiliarme a un partido, seguir consignas
y emitir juicios precocinados para posteriormente acabar en una lista
electoral, y por fin, salir elegido alcalde, concejal o diputado. Y es que
no se me ocurre de qué otra manera podría hacer realidad mis sueños
más caprichosos. Les pondré un ejemplo, no sé, imaginen que estoy
cansado de oír rumores tales como que los extranjeros acaparan ansiosos
los servicios sociales básicos, o que no pagan los impuestos por sus
comercios o que incumplen los horarios y las normas de higiene en
sus negocios. Pues me inventaría un equipo de “agentes antirrumores”
con el fin de combatir esos tópicos. El programa podría constar de 10
ejes estructurados en 30 objetivos y 90 medidas, más o menos. Ni idea
del presupuesto, de momento. Bueno, en realidad buscaría hacer realidad
otro sueño, porque ése ya está pedido por el alcalde de Barcelona, señor
Hereu. Y mira que me da rabia, porque el de los antirrumores es jodidamente bueno…

El hombre que no pertenecía al conjunto de cucharas

Había una bella sorpresa el volver la hoja de la cita de Russell que traje hace una semana.

Dice Russel que ninguna de las cuestiones —el por qué teleológico y el científico— «can be asked intelligibly about reality as a whole, but only about parts of it». Es una cuestión interesante que explica con precisión el hombre que pertenecía al conjunto de las cosas que no son cucharas. Respecto a la cuestión teleológica se pregunta qué creó al Creador y va escalando hacia atrás buscando al creador de un creador. Concluye con: «the conception of purpose, therefore, is only applicable within reality, not to reality as a whole» Y, en la misma medida, respecto de la «mechanistic explanation» va escalando paso a paso, causa sobre causas que causan causas; hasta que termina en la última causa causada. Y concluye: «all causal explanations, therefore must have an arbritary beginning.»

Pregunta: segundo intento

Usted que ratea a su compañía una tarifa plana por la internet con la amenaza de irse de ipsofacto; usted que vampiriza la conexión del vecino; usted que busca una compañía que se lo ofrezca por diez euros al mes con 2Gps. Usted: ¿cuánto estaría dispuesto a pagar por un seguro médico que le cubriese cualquier enfermedad pasada o futura, gastos de hospitalización por tiempo indefinido y medicamentos incluidos?

Actualidad

Oigo de un nuevo proyecto legislativo: el cese sobrevenido. Al parecer a partir de ahora un concejal elegido por una lista del partido XXX tendrá que hacer un acto de fe si el partido XXX es ilegalizado con posterioridad al hecho electoral. Sino, será cesado sobrevenidamente. O al menos alguno cree eso.

Habida cuenta de que el concejal no será parte en el proceso de ilegalización de XXX me imagino lo siguiente. Telegrama urgnte: De: Tribunal Concreto. A: YYY: Habida cuenta stop hemos ilegalizado stop partido XXX stop rogamos stop condene el terrorismo stop puede hacerlo por cualquiera stop de las vías stop legalmente establecidad stop o medio habitual stop tal y como stop rueda de prensa stop canto bajo la lluvia stop asistencia a sálvame de luxe stop declaración jurada stop o similar stop la oferta vence las 0000 del tantos de tanto.

Chinwagueen


Me voy. Cuando lean esto seguramente ya estaré de viaje. Que me vaya de viaje en esta época del año es simple coincidencia. Yo no soy un turista; soy un viajero. A mi regreso les traeré sabrosas anécdotas y fotografías impactantes. Les explicaré la auténtica verdad de lugares remotos y mal conocidos. Por desgracia y, paradójicamente, en esta época en que la información nos abruma, nos aplasta incluso, es necesario dejar de lado los intermediarios, siempre tan atentos a darnos la versión que interesa a los poderosos. Yo hablaré con los lugareños, cogeré puñados de tierra y aventaré esos granos primigenios, y podrán disfrutar de “otra” visión de parajes y gentes que no conocemos. Porque yo, amigos, tengo una mirada original.

Mientras tanto, espero que esas sombras que de vez en cuando dejan algún grafito en las paredes de esta casa, no aprovechen y hagan una fiesta “destroyer”.

Y ahora, incontinente, calo mi salakov y voyme.


Save your bacon

Conozco de la reforma obamita lo que cualquiera que lea periódicos. Lo que he leído, titulares y frases sueltas, me asombra mucho y no tengo opinión. Se habla de obligar a los trabajadores a contratar un seguro de enfermedad. Es decir, la justa aplicación del líbreme señor de mis amigos que de mis enemigos me libraré yo.

He leído también sobre costes. Sobre el gasto sanitario aquí y allí. Sobre si una operación vale cuatro veces más allí que aquí. Toma claro, la culpa la tienen, apuesto por ello, los abogados de aquí y de allí; y la acción civil de aquí y de allí. Es muy chulo verlo en pelínculas; la vida real después es otra cosa.

He leído también sobre el coste de la asistencia sanitaria aquí y allí. Allí decía uno que le costaba alguna decena de miles de dólares al año para una familia. Aquí es un problema porque la gente cree que es gratis lo que traducido resulta que no sabe cuánto le cuesta. El cálculo se puede hacer de varias formas: por ejemplo se suma el coste de sanidad y se divide por españolito vivienta. Pero también se puede hacer una prospectiva indirecta con ese laboratorio que es Muface, mi mutualidad de pequeñito… de cuando no sabía nada de esto (como ahora) y no podía ver en internet y mi señora madre me metió en ello. El concierto de asistencia sanitaria de sus mutualista da una buena cantidad de partida: los 60 euros al mes por persona (de media) que Muface paga a las aseguradoras privadas que prestan el servicio (y que por otra parte cada vez son menos). Dicha cantidad coincide exactamente con la que paga Muface al Instituto Nacional de la Seguridad Social (o la Agencia Estatal de la Seguridad Social, según se llame ya) por el mismo servicio. Sesenta euros al mes por persona; setecientos veinte euros al año por persona; tres mil euros al año por una familia mediana. Ese es el valor; sin más impuestos ni otras zarandajas. Se aceptan sanos y enfermos con una cadencia de un mes y los más enfermos, dicen, huyen hacia la cosa pública.

Los funcionarios civiles estatales son cada vez menos: mi señora madre, maestra de escuela que fue, hoy no lo sería. Pero ahí una medida. Y bueno, sí, hasta cuándo va a pagar España su problema.

I have a stone in my shoe


Estoy siendo víctima de una campaña, de una odiosa campaña de descrédito orquestada por el enajenado al que despedí hace poco. Incapaz de asumir su irresponsable comportamiento dice que va “a tirar de la manta” y dar a conocer algunas actividades mías supuestamente ilícitas haciendo públicas ciertas fotografías.

Ayer le dije que yo no tenía nada que ocultar y empezó a balbucear (yo creo que estaba borracho) algo acerca de un Spanish Apalachin Meeting. El pobre tipo sólo repetía “Ya lo dices tú … finance is a gun, finance is a gun …”. Ya ven qué cosa más absurda, yo diciendo cosas raras en inglés. En fin, no hay mejor manera de acabar con algo así que hacer públicas las supuestas “pruebas”. Ya ven, una simple reunión familiar.





Por desgracia, en estos tiempos actuales, es muy fácil construir pruebas falsas.

No se crean todo lo que vean.






No sé por qué me ha venido esto a la cabeza:



ACTUALIZACIÓN A LAS 10H03′

Miren lo que anda esparciendo por la red ese desaprensivo …



Menos mal que todo el mundo sabe que el pisito de Madrid lo tengo alquilado.

Le Sacre du printemps (Vesna svyashchennaya)

Si usted lee esto es que el Sol ha cruzado el ecuador una vez más. Sea original y sacrifíquese oyendo esto:

Proyecciones

Y ya que estamos, un poco de geografía. Me topo con una noticia sobre lo perversos que han sido los europeos cuando trazaron mapas. Se habla de las proyecciones eurocéntricas, principalmente. El tema dio para una pequeña anácdota en un episodio de The West Wing. El staff de la Casa Blanca dedica un día a recibir propuestas extrañas y una de ellas, en ese episodio, fue de una extraña sociedad geográfica que abogaba por mapas más políticamente correctos.

En fin me iba ya por las ramas y quería decir dos cosas. En el artículo no se señala porqué el norte se muestra hacia arriba y el sur hacia abajo. Bueno, peor aún, llega leerse «la masa continental de lo que todavía seguimos llamando norte…» como queriendo señalar que alguna vez dejaremos de llamarlo norte cuando lo arbitrario, strictu sensu, es la dirección hacia la que se apunta: hacia arriba. Después se desliza sobre si la proyección Mercator da más o menos importancia al norte o al sur y bla bla bla. Incluso hay infografía. Si se fijan en ella y comparan las proyecciones verán que la [imagen de la] proyección Mercator pone el «ecuador» a la altura del estrecho de Gibraltar mientras que la [imagen de la] de Peters pone el ecuador a la altura del ecuador.

Verán, hay algo de lo que no tiene culpa Mercator ni Peters ni siquiera los europeos en general: hay mucha más tierra por «encima» del ecuador que por «debajo». Sin mirar el mapa diría que por encima del paralelo 60N hay una amplia extensión de tierra que abarca desde Eurasia y América. Por abajo, la punta de Buena Esperanza está a 34S (la latitud inversa de… del ¡estrecho de Gibraltar!) y la puntita puntiaguda de Hornos a 55S (la latitud inversa de Edinburgo): hay poca Iberoamérica a la latitud de la madre patria. Y salvo que se quiera hacer un mapa del océano austral y de la desierta Antártida quizá convenga [remover esta parte y] centrar verticalmente al norte, como hace la infografía.

Y no se dice nada de la longitud: lo verdaderamente arbitrario a la hora de trazar un mapa (y casi prescindible en el asunto de las proyecciones) y lo que muestra el centro de poder y decisión. Nuestro meridiano cero es hoy el de casi Londres. Fijado internacionalmente a finales del XIX; con la melancólica oposición de Francia. También pasa por África.

Al baño maría.

Una de las ganacias del manido asunto gallego fue ver a AE en la televisión gallega. Allí se mostró con toda su altivez arrogante que tanto gusta a JO y sólo reculó, ligeramente, para llamar al presentador ‘cantonal, aldeano, provincial…’ sí, pero en el sentido de la discusión que se traía; algo así como amistosamente. En la propia entrevista habló AE de que él no expresa sus ideas u opiniones después de pasarla por el bañomaría, como muchos otros hacen —el pasarlo por el baño—. Creo que es honrado consigo mismo y es algo que muchos valoramos. Yo mismo lo valoro porque es algo de lo que carezco en la inmensa mayoriría de los casos. También reconozco esta virtud en el hombre de esta casa aunque usaría una expresión suya: él sabe construir un discurso.

Les cuento esto porque querría hablarle del inglés, my proper languege and how it got that way; pero me voy a quedar con una cita del último libro que estoy leyendo History of Western Philosophy del amigo Russell, escrito en un beautiful english y sin baños marías. El último párrafo que he leído habla sobre el por qué y acaba así:

When we ask ‘why?’ concerning an event, we may mean either of two things. We may mean: ‘What purpose did this event serve?’ or we may mean: ‘What earlier circumstances caused this event?’ The answer to the former question is a teleological explanation, or an explanation by final causes; the answer to the latter question is a mechanistic explanation. I do not see how it could have been known in advance which of these two questions the science ought to ask, or wether it ought to ask both. But experience has shown that the mechanistic question leads to scientific knowledge while the teleological question does not.

Viva el estado

Ayer oía en la radio unos comentarios sobre la canción Que viva el IVA que cantaba Velasco Concepción en la alborada del 1986.

Un iluso señalaba un avance: «ningún cantante se atrevería hoy a cantar algo así como que viva un impuesto»

La técnica es ahora más refinada.

Casi entero

Les dejo con el casi entero de la semana; uno de los más famosos (dentro de un círculo reducido)

Aviso para incautos que esta vez sí se sabe por qué es un casi entero y por qué el entero resulta ser: